Conoce varios consejos sobre cuidados de la piel durante la radioterapia, basados en la literatura científica, que pueden ayudarte.

La radioterapia es un tratamiento aplicado en el cáncer. Utiliza los rayos X del espectro electromagnético para tratar tumores. Su intensidad se mide en Grays (Gy), que es la radiación requerida para depositar 1 Julio de energía en 1 kilo de materia.

La oncología radioterápica ha sufrido una gran evolución en los últimos años y cada vez es menos frecuente que se produzcan reacciones cutáneas severas o que no maneje el propio radioterapeuta (1,2). No obstante, su prevención y su tratamiento es un reto para el médico.

Las reacciones cutáneas a la radioterapia o radiodermitis, son un efecto secundario muy frecuente del tratamiento y aparece hasta en el 95% de los pacientes tratados (1,2). Este tipo de reacciones se dividen en agudas, que aparecen durante el tratamiento, y crónicas, que se manifiestan como secuelas. En el siguiente texto sobre cuidados de la piel durante la radioterapia abordo las reacciones de la piel a esta terapia oncológica, así como el tratamiento de las mismas y su prevención.

1. Tipos de reacciones cutáneas a la radioterapia o radiodermitis, ¿qué produce la radioterapia en la piel?

Las quemaduras agudas por radioterapia o radiodermitis aguda ocurren en los primeros días o semanas del tratamiento. Al principio de radiar la piel, la zona tratada se pone eritematosa («roja»), y es a partir de la segunda semana donde pueden aparecer, además del eritema, xerosis cutánea (sequedad), hiperpigmentación (piel oscura) descamación y pérdida del vello (1,2).

En ocasiones el daño puede ser más profundo y afectar a la dermis, produciendo úlceras y ampollas que necesiten pausar el tratamiento.

Las radiodermitis se clasifican según su gravedad en grados que van de 1 a 3, siendo el 3 el más severo y en el que aparecen ulceraciones en la piel (2). Los carcinomas en los que es más frecuente que aparezca son en el de mama, en el de vulva o en los de cabeza y cuello.

La denominada, radiodermitis crónica, engloba los daños que produce la radioterapia más allá de 90 días. Estos cambios incluyen adelgazamiento de la piel (atrofia dérmica), endurecimiento (fibrosis), cambios en la pigmentación y vasculares (telangiectasias).

2. ¿Por qué se producen las quemaduras en la piel?

Cada vez es menos frecuente que los dermatólogos veamos radiodermitis. La mayoría de los pacientes tratados con radioterapia moderna reciben bajas dosis diarias de radiación diarias, el objetivo del tratamiento es dañar el tumor y tratar de respetar el tejido sano (2).

Podemos decir que el riesgo de que aparezca una quemadura por la radioterapia depende de la dosis de radiación utilizada (mayor riesgo a dosis altas) y de factores del propio paciente. También cuando el tumor objetivo de la radiación está más cerca de la piel, más superficial, es más posible que la piel se dañe (2). El uso de radiaciones superiores a 2 Gy, utilizar cremas antes de recibir la radioterapia, el uso concomitante de quimioterapia o su aplicación en piel fina (cara, cuello, escote), pueden aumentar el riesgo de que aparezca una radiodermitis (1).

3. Cuidados de la piel durante la radioterapia: ¿Cómo prevenir las quemaduras?

Las medidas generales sobre cuidados de la piel durante la radioterapia se resumen en la Tabla I. La prevención de las quemaduras por radioterapia es difícil y no existe un protocolo establecido (4). Las recomendaciones generales incluyen llevar ropa holgada y ventilada sobre la zona tratada e hidratar la piel con cremas emolientes o regeneradoras.

También es conveniente evitar el calor o el frío extremo en la zona de la radioterapia y la exposición solar. De especial interés es la melatonina tópica, objeto de una entrada completa en Madriderma. La melatonina se puede formular en concentraciones al 0.5% y aplicada desde días antes de la radioterapia se ha encontrado que es capaz de disminuir la intensidad de la radiodermitis.

La Trolamina es un antiinflamatorio no esteroideo que también ha sido utilizado para tratar la radiodermitis con eficacia, que es similar en los estudios a las cremas calmantes (2). Los corticoides tópicos son un tratamiento clásico para disminuir la inflamación de la piel y seguramente sean eficaces, aunque apenas hay estudios en radiodermitis.

En estudios experimentales, se han probado la capacidad de disminuir la inflamación producida por la radioterapia de algunas enzimas hidrolíticas y que los inhibidores del factor transformante beta (TFG-beta), implicado en el proceso de la cicatrización, son capaces de reducir la fibrosis (1).

Tabla 1 - Recomendaciones generales para el cuidado de la piel durante la radioterapia.

4. ¿Cómo me puedo lavar la piel tratada con radioterapia?

La mayoría de los autores recomiendan lavar la zona con jabón suave y utilizar agua tibia (1,2,3). Estos lavados se utilizan para disminuir el picor o molestias en la zona tratada. El jabón recomendable debería tener PH neutro o ser hidratante, como los aceites de ducha o syndet.

5. ¿Qué cremas puedo utilizar para tratar la radiodermitis?

Cremas emolientes, hidratantes, calmantes, anti-inflamatorias y repitelizantes o regeneradoras. Se deben evitar cremas hidratantes que contengan principios activos como la urea, el ácido salicílico o el láctico que pueden irritar la piel. Tampoco son recomendables cremas que contengan retinoles, alfa o beta hidroxiácidos, presentes por ejemplo, en las cremas anti-aging o anti-edad. No se debe aplicar exfoliantes y peelings en la zona.

Rosenthal y Cols (3) publican en la revista de la Academia Americana de Dermatología un buen recorrido de los principios que se pueden utilizar en cremas y que resumo a continuación:

Vegetales, naturales

• Caléndula: planta con propiedades cicatrizantes y antiinflamatorias.

• Catequinas: un grupo de compuestos fenólicos presentes en el coco, en el té y en los arándanos.

• Aloe vera: hierba natural anti-inflamatoria que se utiliza para proteger la piel de las irritaciones, incluida la radiodermitis.

• Camomila: un clásico como tratamiento a pesar de que no hay estudios que demuestren su eficacia en la radiodermitis.

Vitaminas en crema

• Vitamina C, ácido pantoténico ( vitamina B5).

Agentes endógenos (propios del organismo)

• Ácido hialurónico, preparados con factor de crecimiento epidérmico (EGF) o con melatonina.

Cuidados piel durante la radioterapia

6. Cuidados de la piel durante la radioterapia: ¿Cómo se tratan las radiodermitis?

El objetivo del tratamiento de las radiodermitis agudas es favorecer un ambiente óptimo para la cicatrización y repitelización de la piel dañada. La limpieza de la herida es fundamental y debe ser diaria, con suero o con agua y jabón.

En las quemaduras agudas, con solución de continuidad, los apósitos hidrocoloides o hidrogeles han demostrado ser útiles. Favorecen la cicatrización de la piel sin dañarla y alivian el dolor al proporcionar una capa protectora sobre ella (1).

Existe el riesgo de que la quemadura se sobreinfecte de bacterias, si bien, no está indicada la prevención de la infección de rutina. Cuando se sospecha se pueden utilizar antibióticos en crema en las curas o bien cambiar los apósitos a parches de plata que son antibacterianos.

7. Reacciones dermatológicas a la radioterapia que no son radiodermitis

Fenómeno de re-call o de re-llamada

Este curioso fenómeno puede aparecer en la piel años después de recibir la radioterapia y se puede pasar por alto. Consiste en que en la zona tratada, reaparece la inflamación ante la exposición a algún fármaco. El tratamiento es suspender la medicación y pautar corticoides tópicos (2).

Morfea inducida por radioterapia

Ocurre raramente, y consiste en la aparición de una placa de morfea en la zona tratada meses o años después de recibir el tratamiento. La morfea es una dermatosis que consiste en la aparición de una placa eritematosa (¨roja”, que posteriormente se endurece ligeramente con aspecto fibroso.

Segundo cáncer

En el campo tratado se puede aumentar el riesgo de sufrir un carcinoma basocelular, epidermoide o angiosarcoma años más tarde.

Conclusiones sobre los cuidados de la piel durante la radioterapia

En el momento actual no existe una guía homogénea de tratamiento y prevención de las radiodermitis, pero sin embargo, cada vez son menos graves y menos frecuentes debido a los avances de la oncología radioterápica.

Por otro lado, si estás recibiendo quimioterapia, te recomiendo leer este artículo.

Referencias

1. Hegedus F, Mathew LM, Schwartz RA. Radiation dermatitis: an overview. Int J Dermatol. 2017 Sep;56(9):909-914. doi: 10.1111/ijd.13371. Epub 2016 Aug 6. PMID: 27496623.

2. Leventhal J, Young MR. Radiation Dermatitis: Recognition, Prevention, and Management. Oncology (Williston Park). 2017 Dec 15;31(12):885-7, 894-9. PMID: 29297172. Disponible en el siguiente enlace: https://www.cancernetwork.com/view/radiation-dermatitis-recognition-prevention-and-management

3. Rosenthal A, Israilevich R, Moy R. Management of acute radiation dermatitis: A review of the literature and proposal for treatment algorithm. J Am Acad Dermatol. 2019 Aug;81(2):558-567. doi: 10.1016/j.jaad.2019.02.047. Epub 2019 Feb 22. PMID: 30802561.

4. Ferreira EB, Vasques CI, Gadia R, Chan RJ, Guerra EN, Mezzomo LA, De Luca Canto G, Dos Reis PE. Topical interventions to prevent acute radiation dermatitis in head and neck cancer patients: a systematic review. Support Care Cancer. 2017 Mar;25(3):1001-1011. doi: 10.1007/s00520-016-3521-7. Epub 2016 Dec 12. PMID: 27957620.

Te invito a compartir este articulo sobre cuidados de la piel durante la radioterapia con aquellas personas a las que les pueda servir de ayuda.

Contacto / Citas

Privacidad

Madriderma | Dra. Fernández Guarino

Consulta privada presencial en Clínica Grupo Pedro Jaén

Calle de Serrano, 143. 28006, Madrid (El Viso - Chamartín)

}

L,M,J: 16:00 - 20:00

info@madriderma.com

673 537 795

Consulta online: vídeo, mensajería 24h, recetas e informes

Asistencia a domicilio

Urgencias dermatológicas