PITIRIASIS ROSADA

DRA. MONTSERRAT FERNÁNDEZ GUARINO | DERMATÓLOGA

Descubre la Pitiriasis Rosada: La Curiosa Enfermedad Vírica de la Piel

Introducción

La pitiriasis rosada es una afección cutánea que se manifiesta con la aparición de pequeñas pápulas y placas levemente escamosas en el tronco. Suele comenzar con la presencia de una sola lesión más grande, llamada «Mancha heráldica».

Esta condición presenta hallazgos distintivos curiosos, como una prevalencia estacional marcada, y ha sido descubierta recientemente que su causa, previamente desconocida, está asociada a un virus perteneciente a la familia del herpes.

Causas de la Pitiriasis Rosada

La pitiriasis rosada, también conocida como pitiriasis rosada de Gilbert, ha sido tradicionalmente descrita por dermatólogos como una afección cuya causa desconocida.

Se observa que esta dermatosis tiene un patrón estacional, siendo más común durante los períodos de otoño y primavera. Este factor estacional sugiere la posibilidad de un agente infeccioso. Estudios posteriores han revelado la presencia de ADN de los virus Herpes tipo seis y siete (VHS6, VHS tipo7) mediante PCR en las lesiones cutáneas de pacientes con pitiriasis rosada. Sin embargo, aún no se ha esclarecido completamente su etiología.

Estos virus están asociados con enfermedades exantemáticas de la infancia, lo que ha llevado a especular sobre su posible papel causal en la pitiriasis rosada. Dada la tendencia de los virus de la familia del herpes a reactivarse en la edad adulta, se plantea la posibilidad, para algunos expertos, de que la pitiriasis rosada sea una reactivación de estos virus que suelen causar enfermedades exantemáticas en la infancia.

La clínica característica, su distribución estacional y la aparición de malestar en algunos pacientes durante la erupción sugieren fuertemente que esta dermatosis tiene una etiología viral. Sin embargo, se requieren más investigaciones para comprender completamente el papel de estos virus en el desarrollo de la pitiriasis rosada.

La Pitiriasis Rosada y su variada Presentación Clínica

La Pitiriasis Rosada es una Enfermedad de la Piel de Pacientes Jóvenes

La Pitiriasis Rosada de Gilbert puede presentarse en cualquier etapa de la vida, aunque es más común entre individuos de edades medias, incluso en jóvenes que rondan los 15 a 30 años.

Esta afección suele manifestarse sin síntomas previos que anuncien la aparición de las lesiones, aunque algunos pacientes mencionan experimentar malestar, lo que ha llevado a sospechar una posible causa viral.

Inicia con una sola placa eritematosa, generalmente de al menos 2 a 3 centímetros de diámetro, con un borde escamoso y un color salmonado característico, se denomina «Placa Heráldica» o «Mancha en heraldo». Esta placa permanece en la piel durante aproximadamente 2 a 3 semanas, tras lo cual, a lo largo de las siguientes semanas, surgen lesiones más pequeñas que se asemejan a esta placa inicial. Estas lesiones aparecen en forma de pequeñas protuberancias (pápulas) que tienden a distribuirse principalmente en el tronco, sin extenderse hacia el cuello, la raíz de los brazos o las piernas. No suele afectar palmas, ni plantas, ni la cara ni el cuero cabelludo.

Estas nuevas lesiones mantienen un tono rosado asalmonado y conservan la apariencia similar a la placa original en cuanto a bordes y características clínicas. Presentan una distribución peculiar conocida como «árbol de Navidad», visible al observar la espalda del paciente siguiendo las líneas de tensión de la piel.

Por lo general, los pacientes no experimentan más que la presencia física de las lesiones, aunque algunos pueden referir picazón, molestias en las lesiones e incluso síntomas leves como fiebre baja, sensación de malestar general o la aparición de pequeños ganglios linfáticos inflamados.

La Pitiriasis Rosada se presenta de muchas formas en la Piel

La pitiriasis rosada, aunque suele presentarse con un patrón clásico, también puede manifestarse de manera atípica, fuera de las características normales esperadas.

Es poco común que esta afección aparezca en la infancia, pero puede ocurrir y producir una Pitiriasis Rosada de la Infancia. Además, existen formas atípicas donde el patrón de la erupción difiere de lo convencional. Por ejemplo, hay presentaciones de predominio en palmas, plantas, brazos y piernas, contrario al patrón típico. También se han observado formas que afectan el cuero cabelludo, pueden presentarse de manera asimétrica o tener manifestaciones purpúricas. Incluso se han descrito formas asociadas al embarazo, entre otras variantes. Estas diversas presentaciones clínicas hacen que la pitiriasis rosada pueda sorprender en su apariencia.

Sin embargo, independientemente de sus formas atípicas, la característica constante de la pitiriasis rosada sigue siendo la presencia de lesiones distintivas: pequeñas manchas o placas eritematosas y descamativas con un color parecido al salmón y un área central más clara.

Dermatólogo especialista en pitiriasis rosada | madrid

Imagen de las características lesiones de la Pitiriasis Rosada en forma de máculo-pápulas, de color salmon, con leve descamación en la periferia

Pitiriasis rosada

En esta fotografía se aprecia una Pitiriasis Rosada extensa y la distribución de las lesiones siguiendo las líneas de tensión de la piel, en lo que se denomina distribución en «Arbol de Navidad».

Pitiriasis rosada atípica

En está imagen se aprecian lesiones de Pitiriasis Rosada en el dorso de la mano, en una localización muy frecuente, lo que sería una pitiriasis rosada atípica.

Cómo se diagnóstica la Pitiriasis Rosada

El diagnóstico de la pitiriasis rosada en sus formas clásicas es generalmente fácil para un dermatólogo experimentado, ya que la presentación tiene un patrón muy característico.

Es importante distinguirla de otros tipos de erupciones cutáneas, como la sífilis, la dermatitis seborreica, la psoriasis en placa pequeña, las infecciones por hongos y la pitiriasis versicolor. En la mayoría de los casos, un experto en dermatología puede realizar el diagnóstico basándose en la apariencia típica de las lesiones.

En situaciones poco comunes donde el diagnóstico diferencial no es claro y existen dudas, el dermatólogo puede considerar la realización de una biopsia para obtener más información. Además, en casos excepcionales, pueden optar por pruebas más avanzadas como PCR para identificar la presencia de virus, aunque esto es poco frecuente y no suele ser necesario para confirmar el diagnóstico de la pitiriasis rosada en su presentación clásica.

Tratamiento de la Pitiriasis Rosada

La pitiriasis rosada es una afección dermatológica autolimitada, lo que significa que generalmente no requiere un tratamiento específico ya que tiende a resolver por sí sola.

En algunos casos donde las lesiones causan picor o malestar, se puede considerar el uso de cremas hidratantes calmantes o antiinflamatorias. Asimismo, en situaciones de picor intenso, se pueden recetar pastillas antihistamínicas para aliviar las molestias.

Es importante tener en cuenta que, en la mayoría de los casos, la pitiriasis rosada desaparece espontáneamente sin necesidad de intervención médica, y el enfoque principal es proporcionar alivio sintomático en caso de picazón o malestar. Siempre es recomendable consultar a un dermatólogo para obtener orientación específica sobre el manejo de la condición en cada caso individual.

En el caso de que el paciente muestre malestar general se puede tomar paracetamol o ibuprofeno como analgésicos y antipiréticos convencionales.

Nota de la A: Este texto dedicado a la Pitirasis Rosada y sus fotografías han sido escritos por la Dra Fernández-Guarino. Dermatóloga y Profesora Acreditada de Grado en Medicina. La página ha sido actualizada en Enero del 2024.

Preguntas Frecuentes sobre la Pitirasis Rosada

¿Cuanto tarda en curar la Pitiriasis Rosada?

La pitiriasis rosada suele tardar más en curar de lo que los pacientes desearían. Generalmente, durante las primeras 2 a 3 semanas e incluso hasta 4 semanas, las lesiones cutáneas continúan surgiendo, lo que implica una progresión de la erupción en lugar de una mejoría. Luego, hacia la sexta semana, las lesiones comienzan a desaparecer gradualmente. No obstante, existen formas atípicas que pueden persistir por más tiempo.

Mi consejo es mantener la calma. Siempre les transmitimos a los pacientes que la pitiriasis rosada es una de las enfermedades cutáneas más benignas, ya que tiende a resolverse por sí sola. Solemos compararla con un resfriado de la piel. Si tuviéramos que elegir una afección dermatológica, esta sería la preferida debido a su naturaleza autolimitada y su tendencia a desaparecer con el tiempo.

¿Cómo tengo que cuidar la piel si tengo Pitiriasis Rosada?

Los cuidados de la piel durante la pitiriasis rosada no son especialmente complicados, a pesar de la aparición de lesiones que pueden causar cierta preocupación estética en el paciente. Los cuidados son parte de la rutina normal.

Es recomendable mantener una higiene diaria, incluyendo duchas regulares. Hidratar la piel después de la ducha puede ayudar a aliviar la sensación de picazón y descamación. Para esto, se sugiere el uso de cremas diseñadas para pieles sensibles, y en caso de duda, optar por aquellas destinadas a bebés que se pueden encontrar en los supermercados.

En cuanto a la vestimenta, se puede continuar con la ropa habitual y llevar a cabo las actividades diarias sin restricciones. No es necesario suspender el uso de ningún cosmético que el paciente utilice de manera habitual. Es importante recordar que la pitiriasis rosada no requiere cambios significativos en la rutina de cuidado de la piel ni en el estilo de vida.

¿Puedo tomar el sol si tengo una Pitiriasis Rosada?

La pregunta sobre si es seguro tomar el sol cuando se padece de pitiriasis rosada es común y tiene diferentes consideraciones.

En términos estrictos, no hay consecuencias graves al exponerse al sol ya que la pitiriasis rosada es una afección benigna que tiende a resolver por sí sola.

Sin embargo, es importante considerar tres puntos. En primer lugar, se ha asociado la pitiriasis rosada con virus de la familia herpes, los cuales pueden activarse con la exposición solar. Aunque no se ha establecido una relación directa, es posible que la exposición al sol pueda no ser favorable para la afección.

En segundo lugar, la piel afectada por la pitiriasis rosada tiende a enrojecerse e inflamarse más con la exposición al calor. Aunque esto no altera el curso natural de la enfermedad, puede aumentar la incomodidad y el picor.

Además, cuando la piel está inflamada, puede haber diferencias en la pigmentación. Si se toma el sol en áreas inflamadas, es posible que, al sanar las lesiones, queden manchas, ya que las zonas inflamadas no se broncean de la misma manera que las zonas sanas.

En resumen, aunque no hay contraindicaciones médicas estrictas para tomar el sol con pitiriasis rosada, es importante tener en cuenta estas consideraciones y usar protección solar adecuada.

¿Puedo ir a la piscina o hacer deporte en lugares públicos si tengo una Pitiriasis Rosada?

Si alguien padece pitiriasis rosada, puede llevar una vida completamente normal. A medida que las lesiones vayan desapareciendo gradualmente, la persona puede realizar actividades cotidianas como acudir a la piscina, asistir a centros deportivos y socializar como lo hacía anteriormente.

Sin embargo, es comprensible que debido a la presencia de las lesiones, es posible que la persona prefiera evitar ciertos eventos sociales o momentos específicos donde se sienta incómoda o insegura por la apariencia de la piel. Esto es una preferencia personal y no está relacionado con restricciones médicas, ya que la pitiriasis rosada no impide participar en las actividades habituales.

¿Qué ocurre si tengo una Pitiriasis Rosada duante el embarazo?

Es cierto que no existen documentos de consenso específicos que detallen cómo manejar la pitiriasis rosada durante el embarazo. Las infecciones por virus herpes, como el herpes simple o el herpes zóster, en etapas específicas del embarazo, particularmente cerca del momento del parto, pueden asociarse con riesgos potenciales para el bebé.

Este hecho suele generar preocupación en las mujeres embarazadas.

Hasta el momento, no se ha evidenciado que la pitiriasis rosada sea capaz de afectar al feto durante el embarazo, ni se han reportado asociaciones de este tipo de virus con daño fetal.

Sin embargo, el criterio final sobre el manejo de la pitiriasis rosada durante el embarazo suele depender del obstetra. En casos específicos, el obstetra puede decidir si es necesario instaurar algún tratamiento particular. A pesar de esto, mi recomendación principal es mantener la calma y la tranquilidad, ya que hasta la fecha no hay indicios de que la pitiriasis rosada represente un riesgo importante para el bebé durante la gestación.

¿Tengo que aislarme si tengo una Pitiriasis Rosada?

Es cierto que en ninguna guía de práctica clínica dermatológica se recomienda aislar a los pacientes que padecen pitiriasis rosada. A pesar de la sospecha de la implicación de un virus en su causa, esto no significa que exista la necesidad de aislar a los pacientes ni que se haya demostrado una alta contagiosidad entre familiares o personas cercanas.

Históricamente, no se ha llevado a cabo ningún protocolo de aislamiento para quienes sufren esta afección cutánea. Esta falta de aislamiento se basa en la observación clínica y la ausencia de pruebas de transmisión significativa entre individuos.

Esta perspectiva lleva a suponer que la pitiriasis rosada está más relacionada con reactivaciones de virus previamente adquiridos que con infecciones primarias. Por lo tanto, no existe una necesidad real o justificación para aislar a los pacientes afectados por esta condición.

¿La Pitiriasis Rosada me puede salir más de una vez?

Es curioso notar similitudes entre la pitiriasis rosada y el comportamiento de la familia de los virus herpes.

La pitiriasis rosada puede reaparecer no solo una vez, sino en más de una ocasión a lo largo de la vida de una persona, mostrando una capacidad de recurrencia similar a la de los herpes labiales o la culebrilla.

Se estima que esta capacidad de reaparecer se presenta en hasta el 50 % de los pacientes y suele ocurrir generalmente en los primeros 2 a 3 años posteriores a la primera aparición. Sin embargo, estas recurrencias suelen ser de menor intensidad y menor duración, a veces limitándose a 2 a 3 semanas. Esto sugiere la presencia de una inmunidad generada por anticuerpos, algo similar a lo observado en las reactivaciones posteriores a la infección primaria por herpes.

La Dra. Fernández Guarino está especializada en el tratamiento de la pitiriasis rosada, pasando consulta presencial con su equipo de Dermatçologos en su Clínica de Dermatología Avanzada de Madrid. También ofrece consulta online y asistencia a domicilio.

Dentro de la Sanidad pública trabaja en el Hospital Ramón y Cajal.

Conoce nuestro Equipo de Dermatólogos Madriderma

Doctores-equipo-madriderma-min
Nuestra máxima es ofrecerte el mejor tratamiento que necesitas para mejorar tu piel

Somos un equipo de dermatólogos expertos  con una larga trayectoria profesional

  • Dra Montserrat Fernández-Guarino
  • Dr Pablo Fonda Pascual
  • Dra Ana Fernández-Tresguerres
  • Dra Susana Urrutia Hernando

 

SERVICIOS MADRIDERMA CLÍNICA DE DERMATOLOGÍA AVANZADA

Dermatologo privado en madrid consulta presencial y de urgenncias

Consulta Presencial y Dermatólogo de Urgencias en Madrid

Dermatologo consulta online

Consulta con Dermatólogo Online: Videoconsulta y Mensajería

Dermatologo privado a domicilio en madrid

Dermatólogo Privado a Domicilio en Madrid

Puedes consultar nuestras Agendas y Reservar Directamente tu Cita

Reservar cita
Reserva de cita presencial online madriderma clinica avanzada de madrid
Madriderma dermatologos privados en madrid

Selecciona Servicio, Especialista, Fecha y Hora

También puedes Contactar con Nosotros: Contacto Madriderma

Dermatologos privados en madrid telefono

673537795

L a V de 9h00 a 21h00

S de 9h00 a 14h00

Clinica dermatologia avanzada de madrid

673537795

Tardes de 16h00 a 20h00

Madriderma dermatologo privado en madrid mail

info@madriderma.com

Respondemos en unas horas

Madriderma formulario de contacto dermatologo privado en madrid

Formulario de Contacto

error: Content is protected !!
Abrir chat
1
Escanea el código
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?