NEVUS O LUNARES

DRA. MONTSERRAT FERNÁNDEZ GUARINO | DERMATÓLOGA

¿Por qué me salen los lunares y cómo distinguir los diferentes tipos?

Los lunares los dermatólogos los llamamos nevus o nevus melancíticos, ya que son de largo la forma más frecuente de nevus. Los lunares son benignos si bien es cierto que objetivo de campañas de prevención y seguimiento, especialmente en pacientes de riesgo. ¿Cuál es la razón? Pues que la detección precoz de los lunares que sufren cambios malignos o de los melanomas que aparece de nuevo mejora mucho el pronóstico. Por tanto, a todos nos preocupan nuestros lunares. Conoce en esta completa guía lo que debes tener en cuenta a la hora de revisarte los lunares. Ademñas reviso los tipos de lunares y verás interesantes fotos. También he revisado varios artículos científicos de los últimos años sobre la epidemilogía y la prevención del melanoma y el control de los nevus, que te dejo abajo los enlaces.

INDICE DE CONTENIDOS

  1. Introducción
  2. Factores y Causas de la Formación de lunares
  3. Tipos de lunares y sus Características
    1. Lunares comunes
      1. Según su aparición en la vida
      2. Según su aspecto
    2. Lunares atípicos
    3. Lunares rojos
    4. Otro tipo de lunares benignos
    5. Lunares que crecen, pican o duelen
    6. Lunares Malignos
  4. ¿Cómo diferencias un lunar benigno de un potencialmente maligno?
    1. Regla del ABCDE: autoexamen
  5. ¿Cómo se quitan los lunares o nevus?
    1. Cuidados posteriores
  6. Conclusiones y puntos clave
  7. Pregundas comunes y respuestas detalladas sobre lunares

Introducción

Un lunar es una proliferación benigna de los melanocitos, la célula que lleva el pigmento de la piel. Los dermatólogos denominamos a los lunares nevus melanocíticos.

Existen distintos tipos de lunares o nevus melanocíticos.

Los nevus son una preocupación frecuente en la población general, por su capacidad de malignizar y también por las dificultades que tienen los pacientes en diferenciar los diferentes tipos de manchas en la piel.

Esto es importante desde el punto de vista lingüístico, ya que los dermatólogos nos referimos a “nevus” como un cambio en la piel respecto a la que la rodea, así que nevus puede ser vascular, sebáceo o de una gran variabilidad. En el siguiente texto abordo los nevus melanocíticos, más conocidos como lunares por la población general.

Importante comprender que los lunares forman parte natural de nuestra piel, van apareciendo por la edad, crecen hasta los 30 años aproximadamente, y luego también van variando con la edad, de forma que a medida que nos hacemos mayores tienen a regresar. Es por ello, que que un lunar varíe un general, no forma parte nada más que de su propia naturaleza.

Factores y Causas de la Formación de Lunares

La prevalencia de los nevus melanocíticos depende de muchos factores como la edad, la raza o los factores de exposición externa. Los Factores que Influyen en la Fomración de Lunares son los siguientes:

  • Sexo: las mujeres tienden a tener algo más de número de lunares
  • Raza: más frecuente en raza caucásica, blanca.
  • Color de piel: las pieles claras tienden a tener mayor número de lunares
  • Herencia: existe cierta agregación familiar en el número de lunares.
  • Clima: son más frecuentes los lunares en pacientes que viven en climas soleados.

La historia natural de los nevus melanocíticos es ser en la mayoría adquiridos, y sólo nacemos con algún ocasional nevus aislado (nevus melanocítico congénito). Posteriormente, con la edad se van adquiriendo nevus, hasta aproximadamente los treinta años es posible apreciarlo en los pacientes, y posteriormente descienden con el tiempo hasta la senectud.

Los patrones que exhiben los nevus a la exploración dematoscópica de dermatólogos especialistas tampoco es la misma, y podemos distinguir los lunares “jóvenes” de los “viejos”.

En la formación de los lunares influye la genética, ya que hay una presiposición heredidaria, la exposición solar y también los cambios hormonales. Es normal que durante el embarazo por ejemplo, las pacientes noten que sus lunares o nevus cambian.

Factores que intervienen en que tengamos mas o menos lunares

En la siguiente tabla resumo los factores que influyen en que tengamos más o menos lunares en nuestra piel

Factores que intervienen en que tengamos mas o menos lunares

Tipos de Lunares y Sus Características

Los nevus melanocíticos son máculas oscuras, de color marrón a negro, de 2 a 6 milímetros de diámetro. No producen sintomatología, aunque en algunas ocasiones los pacientes pueden acudir por picor o irritación o infección.

Los nevus o lunares son tumoraciones benignas, consitutidas por la agrupación de melanocitos en la piel y que conviven con nosotros en diversas formas. Cuando son sobreelevados pueden molestar e irritarse con el roce. A veces ese roce puede producir sangrado.

En otras ocasiones los pacientes se siente afectados por los lunares o nevus, por su tamaño, forma o localización les pueden molestar o afectar psicológicamente. Los nevus o lunares se pueden extirpar si producen molestias físicas o psicológicas.

La relación más importante de los nevus es con el melanoma, aproximadamente un tercio de los melanomas se originan sobre un nevus melanocítico previo.

Lunares comunes

Los lunares se pueden clasificar de forma sencilla de diferentes maneras.

Los lunares según su momento de aparición en la vida

Una forma es por el momento de su aparición. Se pueden dividir en:

Congénitos:

Presentes al nacer o en los primeros meses de vida.

Se clasifican según su tamaño en:

    • Pequeños: menos de 1,5 cm de diámetro al nacer
    • Medianos: de 1,5 cm a 19,9 cm de diámetro al nacer
    • Grande: más de 20 centímetros de diámetro al nacer.

    Crecen desde el nacimiento de forma proporcional al cuerpo hasta la edad adulta, lo hacen menos cuando están en la cabeza y más cuando están localizados en los miembros o el tronco.

    La posibilidad de que un lunar congénito de tamaño pequeño se haga maligno es mínima y se conoce que estas posibilidades aumentan con su tamaño.

    La necesidad de tratar y extirpar este tipo de nevus está en relación con su posibilidad de malignizar, que aumenta con el tamaño, las posibilidades de seguirlo de forma adecuada y la afectación cosmética que produzcan dependiendo de su localización.

    Adquiridos:

    Aparecen después de nacer. Son la gran mayoría de los lunares. Aparecen entre los 5 y los 35 años. A partir de los 40 tienden a disminuir. Son por tanto dinámicos. Es importante, porque es un motivo de consulta frecuente la aparición de un nuevo lunar, y hasta la cuarentena es normal.

    Nevus congénito

    La siguiente imagen clínica corresponde a la imagen de un nevus melanocítico congénito

    Los lunares según su aspecto clínico y correlación histológica

    Otra forma común para los dermatólogos es la clasificación según su aspecto clínico que se correlaciona con el histológico:

    Nevus de unión o juntural
      • Lesión macular de bordes bien definidos
      • La dermatoscopia es una red uniforme de pigmento.
      • Los melanocitos se sitúan en la unión dermoepidérmica.
      Nevus compuesto
        • Tienen además de una parte macular unas zonas centrales de elevación.
        • Tienen una dermatoscopia formada por glóbulos y arquitectura globular.
        • Los melanocitos están en la unión y algo a nivel dérmico.
        Nevus intradérmico:
          • Son pápulas sobre elevadas, de colores más variados que los anteriores, y motivo muy frecuente de consulta ya que los pacientes creen que son verrugas.
          • La dermatoscopia muestra un conglomerado en una estructura papilomatosa.
          • Los melanocitos están en la dermis.

           

          Nevus intradérmico
          La siguiente imagen corresponde a la dermatoscopia del nebus intradérmico anterior

          Hola siguientes, dos imágenes se aprecia un nevus intradérmico, una forma de lunar, muy frecuente, y su patrón, dermatoscópícaos, que se define como globular y simétrico, característico de lesiones benignas.

          Lunares atípicos

          Los lunares o nevus atípicos no son normales pero no son malignos
          • También se llaman nevus de Clark. Es un término algo controvertido para designar nevus que son más grandes de tamaño o más asimétricos o con cambios de color o presentes en número mayor de 50 en los pacientes.
          • Su histología también es controvertida y se denominan nevus con atipia arquitectural. Esta denominación engloba a muchos nevus melanocíticos no típicos que forman un grupo heterogéneo y cuya relación con el riesgo de padecer un melanoma es controvertido.
          • El nevus atípico es aquel que es diferente a los demás, por su mayor tamaño y cierta asimietría que no llegán a ser malignos. Los pacientes con múltiples nevus atípicos tienen más riesgo de sufrir un nevus displásico o un melanoma.
          • Un nevus displásico es un nevus pre-maligno, ya tiene cambios en el estudio histológico cercanos al melanoma. No se sabe bien si el nevus displásico sería displásico siempre o si es un nevus malignizando, ya que es un diagnóstico en el estudio de la pieza cuando ya está extirpado. Lo que está claro es que quitar un nevus displásico es una buena noticia, como explico a mis pacientes, ya que es un diagnóstico preocupante. También es buena noticia conocer que has tenido un evus displásico y poder ser más consciente de tus revisiones, es que estás a tiempo.
          • Es importante recordar que la mayoría de los melanomas surgen “de novo”, y sólo un 30 % aproximadamente aparecen sobre un nevus melanocítico.
          Revisión - eliminación lunares madrid

          Esta imagen muestra como en la revisiones de lunares, dentro del grupo de lunares del paciente, puede aparecer lo que se denominan nevus o lunares atípicos, estos nebus en general son nevus de más de 6 mm de diámetro, con bordes asimétricos, y distribución irregular de la pigmentación, y con frecuencia presentan alrededor del lunar, rojez o eritema.

          Nevus compuesto y juntural por dermatologo

          En esta imagen se puede ver un nevus compuesto con algo de atípia por su tamaño y color, al lado de un nevus juntural sencllo y sin atipias

          Lunares rojos

          Angiomas rubíes o seniles, lunares rojos normales en la piel madura

          • Los angiomas, también conocidos como rubís o puntos seniles, son una consulta frecuente relacionada con lunares rojos que aparecen en la piel madura. Estos lunares representan la dilatación vascular de los vasos en la dermis, formando pequeñas tumoraciones vasculares completamente benignas, sin necesidad de tratamiento ni seguimiento.
          • Es normal que estos lunares angiomas varíen en tonalidad, a veces presentándose más oscuros o cercanos al marrón debido a la trombosis en los vasos sanguíneos. Su aparición ocasional de nuevos angiomas o la posibilidad de sangrado pueden generar preocupación en algunos pacientes, llevándolos a buscar atención médica.
          • Sin embargo, es importante destacar que estos hallazgos son considerados normales en el proceso de envejecimiento cronológico de la piel y no requieren tratamiento específico.
          • En ciertas ocasiones, el paciente puede desear la eliminación de estos lunares, ya sea por episodios de sangrado o por razones estéticas. La eliminación de los angiomas es un procedimiento simple que se realiza comúnmente mediante láser o electrocoagulación.
          • En resumen, aunque los angiomas puedan causar preocupación por su aspecto o comportamiento, en la mayoría de los casos son benignos y no representan una amenaza para la salud. Para aquellos pacientes que deseen su eliminación, existen opciones seguras y efectivas disponibles mediante procedimientos mínimamente invasivos.

          Otros tipos de lunares benignos

          No todas las manchas marrones en la piel son lunares o nevus

          No sólo existen los lunares o nevus como tumoraciones benignas melanocíticas en la piel, además existen otras que son bien conocidas y forman parte de su diagnóstico diferencial:

            • Efélides o pecas: pequeñas, claras, en pacientes de piel clara
            • Mancha café con leche: mancha de color marrón claro de límites muy netos.
            • Nevus de Becker: mancha marrón de bordes netos, ligero aspecto rugoso, unilateral, de predominio en tronco con aumento de vello en su interior.
            • Léntigos solares: asociados a la exposición solar crónica, bien delimitadas, de color marrón. Pueden aparecer también en las mucosas.
            • Melanocitosis dérmicas o manchas azules: son la “mancha mongólica”, el nevus de Ota y el nevus de Ito. Son manchas difusas de color azulado.
            • Nevus azul: es una pápula bien delimitada de color azulado profunda o sobre elevada en la piel.

          Existen además una variadísima cantidad de lesiones benignas en la piel, que se pueden confundir con lesiones melanocíticos, cómo son los nevus o lunares, y, sin embargo, son lesiones de otra extirpe, como puede ser derivadas de los queratinocitos o de los anejos de la epidermis. Te dejo el enlace abajo si quieres leer en profundidad.

          Pecas -efélides

          En la siguiente imagen se puede apreciar la imagen característica de las efélides o pecas, frecuentes en la cara de pieles claras, pelirrojas o sensibles al sol y que aparecen con la exposición solar.

          Lentigos solares por dermatologo en madrid

          Los lentigos solares son lesiones pigmentadas que aparecen en la piel expuesta, crónicamente al sol, y que pueden confundirse con lunares o nevus.

          Nevus de becker dermatologo

          Esta es la imagen de un Nevus de Becker. Los dermatólogos utilizamos el término «nevus» de forma genérica para referirnos a una área de piel, que es diferente de las áreas circundantes. En este sentido, tenemos nevus melanocíticos, como son vulgarmente conocidos como lunares, pero también nevus vasculares derivados de los vasos, nevus epidérmicos, y un largo etc, dependiendo del origen del nevus. He traído este ejemplo porque es muy interesante ya que se trata de una forma de nevus, es decir, de tejido diferente al que le rodea, y de aspecto marrón, sin embargo, el origen no son los melanocitos ni tiene nada que ver con los lunares, sino que es de origen epidérmico epidérmico. El nevus de Becker es hereditario pero no congénito, es decir no aparece nada más nacer, sino en unos años.

          Lunares que pican, crecen o duelen, ¿Cuándo preocuparse?

          Cuando consultar al dermatólogo por cambios en los lunares
          • Es común preguntarse si un lunar que pica, crece o sangra necesita atención médica inmediata. En resumen, es esencial comprender que estos cambios pueden estar relacionados con diversos factores, incluyendo irritaciones superficiales. Es importante discernir si los cambios son intrínsecos al lunar o si se deben a factores externos. En muchos casos, estos cambios pueden ser benignos y estar asociados a traumas leves.
          • Es importante destacar que las tumoraciones melanocíticas malignas, como los melanomas avanzados, pueden presentar síntomas como picazón o sangrado. Sin embargo, estos síntomas suelen ser tardíos en el desarrollo de la lesión. Por lo general, no son los primeros signos de alarma para el paciente. Los melanomas suelen exhibir un progreso en tamaño, cambios en la simetría o un oscurecimiento notable antes de presentar estos síntomas.
          • Es destacable tener en cuenta que estos son parámetros orientativos y existen excepciones. Ante cualquier cambio o lesión en la piel, siempre se recomienda buscar asesoramiento de un dermatólogo. La evaluación de las lesiones melanocíticas requiere experiencia y entrenamiento especializado, lo que dificulta su identificación por parte de la población general.
          • En conclusión, aunque ciertos síntomas como picazón, sangrado o crecimiento puedan generar preocupación, no son necesariamente indicativos de una lesión maligna de inmediato. Se subraya la importancia de la consulta dermatológica ante cualquier cambio sospechoso en la piel, ya que la detección temprana juega un papel fundamental en el manejo adecuado de cualquier condición cutánea.
          Nevus intradérmico en el cuello eliminacion

          En la siguiente imagen se aprecia un nevus intradérmico o lunar intradérmico, que es un lunar benigno, abultado, y que es un motivo frecuente de consulta, por qué muestra en ocasiones crecimiento, o sangrado por el roce o picor, y sin embargo es una lesión bengigna que no precisa tratamiento

          Lunares Malignos

          El riesgo de que un lunar malignice

          • Es importante entender que no todos los melanomas se presentan como lesiones nuevas en la piel sana, aunque esto sea lo más común. En algunos casos, el melanoma puede desarrollarse a partir de un lunar preexistente, fenómeno conocido como «nevus melanoma».
          • Los lunares congénitos, en particular aquellos de gran tamaño, representan un mayor riesgo de evolucionar hacia un melanoma. Asimismo, los nevus atípicos múltiples, especialmente si son de naturaleza familiar, también aumentan este riesgo. Además, los individuos con múltiples lunares, independientemente de su tipo, tienen una mayor susceptibilidad al desarrollo de melanoma.
          • Es importante ser consciente de que estos tipos de lunares no siempre implican un riesgo inminente de melanoma. Sin embargo, su presencia aumenta la probabilidad de que un lunar pueda evolucionar hacia una lesión maligna.
          • La vigilancia periódica de lunares, especialmente aquellos considerados congénitos o atípicos, es fundamental para la detección temprana de cambios sospechosos. Cualquier cambio en la forma, tamaño, color o síntomas como picor o sangrado debe ser evaluado por un dermatólogo para descartar riesgos.
          • En resumen, aunque la mayoría de los melanomas surgen como nuevas lesiones en la piel, la transformación maligna de lunares preexistentes es un factor a considerar. La atención regular y el monitoreo adecuado de estos lunares de alto riesgo son fundamentales para garantizar una detección temprana y un manejo apropiado.

          En el enlace más abajo te dejo toda la información por si quieres profundizar en tu conocimiento del melanoma 

          En esta imagen se describe la correlación clínica histológica, dermatoscópica de un nebus intradérmico

          En esta figura encontramos representada la correlación clínica, dermatoscópica e histológica de un nevus melanocítico intradérmico.

          Nevus de union por dermatologo especialista

          En esta figura encontramos representada la correlación clínica, dermatoscópica e histológica de un nevus melanocítico  de la unión dermo-epidérmica.

          Nevus compuesto por derpatologo especialista en lunares en madrid

          En esta figura encontramos representada la correlación clínica, dermatoscópica e histológica de un nevus melanocítico compuesto.

          ¿Cómo Distinugir un Lunar Benigno de uno Potencialmente Peligroso?

          La imagen proporciona un ejemplo del «signo del patito feo», una herramienta crucial en la detección temprana de posibles melanomas. En este contexto, un lunar en la espalda de la paciente se destaca claramente, llamando la atención de inmediato.

          Este signo nos insta a comenzar la evaluación de los lunares por aquel que destaca por ser el más distintivo, llamativo y característico, ya que suele ser el que tiene más pedisposición a potencial maligno.

          Numerosos estudios han demostrado que el lunar que exhibe diferencias celulares notables es el punto focal donde se pueden encontrar alteraciones indicativas de malignidad. Esta divergencia celular es fundamental para la detección precoz de posibles anomalías y para iniciar un seguimiento detallado.

           

          Lunares | dermatólogo madrid

          El seguimiento de los pacientes con múltiples nevus lo designará su dermatólogo especialista en nevus.

          Se recomienda seguir anualmente a los pacientes con múltiples nevus ya que para ellos la auto-observación no es fácil, especialmente en localizaciones no visibles como puede ser la espalda o el cuero cabelludo.

          La presencia de algunos nevus atípicos, o antecedentes familiares de melanoma o múltiples nevus atípicos, puede hacer que su dermatólogo acorte las revisiones a cada seis meses y tome fotografías de los nevus atípicos o de todos los nevus para vigiliarlos mejor. Está técnica se llama dermatoscopia digital y es la forma más sensible de detectar cambios precoces premalignos en los nevus

          La regla del ABCDE y la importancia del autoexamen regular

          La regla ABCDE de la dermatología, ha demostrado ser de utilidad para que los pacientes puedan revisar sus lunares y conocer cuando pueden estar ante un lunar con cambios malignos.

          Esta regla es en realidad un acróstico que permite recordar los signos o cambios que sufre un lunar cuando se hace cancerigeno. Son los siguientes:

          • Asimetría: Las lesiones benignas tienden a ser circulares y simétricas, mientras que las malignas pueden mostrar asimetrías y prolongaciones.
          • Bordes: los bordes de las lesiones beningas son netos, bien delimitados mientras que en los lunares malignos suelen ser festoneadas, onduladas o con cambios de color.
          • Color: la presencia de más de un color o escalas de colores es más posible en lunares malignos.
          • Diámetro: los nevus malignos o malignizando crecen en diámetro, de forma que tienden a ser más grandes que los benignos.
          • Evolución: los nevus cancerígenos suelen mostrar evolución o cambios en el tiempo, con crecimiento, no son lesiones estables.

           

           

          Regla del abcde en dermatologia para el control de los lunares

          En esta figura resumo la regla del ABCDE de la dermatología en el control de los lunares o nevus y correlaciono con una imagen clínica de nevus característicos del ejemplo de cada punto 

          Autoobservación y prevención de cáncer de piel

          Conoce aquí la importancia de la observación de tu piel y cómo hacerlo para prevenir el cáncer de piel

          Video de control y prevención de lunares

          Accede al video de contenido digital resumen de información de control y prevención de lunares

          Cómo Quitar Lunares y Consideraciones Importantes

          • Los nevus melanocíticos son lesiones benignas que no precisan tratamiento.
          • Si presentan atipias o cambios el dermatólogo realizará la exéresis completa de la lesión. En cualquier caso, se recomienda su inclusión total para estudio histológico completo, y la arquitectura global de la lesión da información al patólogo en el análisis.
          • Cuando el nevus es muy grande y está localizado en un área de difícil abordaje quirúrgico se puede realizar una biopsia de la lesión y analizar sólo una parte.
          • En otras ocasiones los nevus que son abultados (intradérmicos o verrugosos) pueden molestar al paciente o ser antiestéticos, y se pueden vaporizar o realizar afeitado de las lesiones para eliminarlos. Para vaporizar o eliminar los lunares sin cicatriz se puede utiliza la electrocoagulación o el láser.
          Eliminar nevus dermatologo
          Imagen de la electrocoagulación de un nebus

          En estas imágenes se muestran dermatólogos, aplicando electrocoagulación a nevus o lunares en la piel para su eliminación.

          Extirpación de nevus o lunar por cirugia
          Biopsia de un nevus por dermatologo

          En ocasiones, los dermatólogos recomiendarán la extirpación completa del lunar o nevus y luego darán puntos de sutura. Esto se realiza especialmente cuando se quiere analizar posteriormente la muestra, mediante una biopsia incisional, para tener un estudio histológico de la misma. El patólogo analizará la muestra y describirá con precisión el tipo de lunar que hemos extirpado.

          Cuidados Posteriores a la Eliminación de Lunares: Consejos según el Procedimiento Dermatológico

          Los cuidados posteriores a la eliminación de lunares varían según el procedimiento utilizado por el dermatólogo.

          Si el tratamiento ha sido realizado mediante electrocoagulación o láser, los cuidados no implican puntos de sutura. En este caso, se formará una costra que generalmente se desprende entre siete a diez días después del procedimiento. Los cuidados incluyen lavar la zona tratada, el uso de antisépticos o cremas reparadoras, así como la aplicación de protección solar.

          Es fundamental mantener la protección solar incluso después de que la costra se haya caído, así como seguir aplicando cremas reparadoras para mejorar la apariencia de la piel tras semanas de la extirpación.

          Por otro lado, si se han aplicado puntos de sutura, el dermatólogo brindará indicaciones específicas sobre su cuidado. Por lo general, se cubrirán los puntos para prevenir roces y protegerlos de la suciedad o posibles infecciones. Se recomienda lavar la zona con agua y jabón diariamente, además de aplicar Betadine.

          Ocasionalmente, se puede permitir que la zona se airee en un ambiente tranquilo en casa. La extracción de los puntos se llevará a cabo entre siete y 20 días después del procedimiento, dependiendo de las instrucciones proporcionadas por el dermatólogo. El tiempo exacto puede variar según el tipo de sutura utilizada y la ubicación de la extirpación del lunar.

          Es crucial seguir las indicaciones del especialista para asegurar una recuperación adecuada y obtener los mejores resultados tras la eliminación de lunares.

           

          Conclusiones y Puntos Clave en el Control y Revisión de Lunares por el Dermatólogo

          Los nevus melanocíticos, comúnmente conocidos como lunares, son lesiones cutáneas benignas y naturales que aparecen en la piel. Sin embargo, existen tumores como el melanoma que pueden presentar similitudes con los lunares y también hay lunares atípicos o displásicos que pueden evolucionar hacia melanomas.

          Estas condiciones resaltan la importancia del control periódico de los lunares para diagnosticar y detectar precozmente lesiones malignas. La detección temprana de lunares malignos, como el melanoma, mejora significativamente el pronóstico del tratamiento.

          Además de los lunares, la piel puede mostrar diversas lesiones benignas como lentigos, pecas, queratosis seborreica y fibromas, lo que puede generar confusión en el paciente. Ante cualquier duda o cambio sospechoso en las lesiones cutáneas, es altamente recomendable buscar la evaluación de un dermatólogo. La revisión profesional de los lunares y otras lesiones cutáneas es fundamental para garantizar un diagnóstico preciso y un manejo adecuado de cualquier condición dermatológica.

          En resumen, la revisión regular de los lunares y la consulta con un dermatólogo especialista en lunares ante cualquier duda contribuyen significativamente a la detección oportuna de lesiones malignas y al cuidado general de la salud de la piel.

          Educación del paciente en el seguimiento de los lunares

          Es fundamental explicar al paciente en la primera consulta con el dermatólogo en su revisión de lunares si es un paciente candidato a revisiones periódicas y con qué periodicidad.

          Si no fuera candidato revisiones periódicas, le indicaremos la auto observación y la reglas básicas para sospechar que tiene que volver a la consulta, como la regla ABCDE.

          También explicaremos al paciente, si es candidato a un seguimiento con una revisión rutinaria con dermatoscopio manual, o bien al seguimiento con dermatoscopia digital, esto es haciendo fotos de las lesiones y registrándolas para conocer sus cambios. Los cambios en las lesiones melanocíticos son la mejor forma de hacer un diagnóstico precoz, de una posible lesión potencial maligna.

          Aprovecharemos también siempre la consulta para concienciar al paciente y educar a informar sobre la protección solar, como evitar los años del sol en la piel, y las quemaduras.

          Cómo es el seguimiento del dermatólogo de los pacientes con muchos lunares

          En general, la mayoría de los seguimientos de los pacientes que necesitan revisiones periódicas por los lunares son anuales en la consulta con un dermatoscopio manual.

          Serán candidatos a DERMATOSCOPIA digital, o digitalización de los lunares los pacientes con múltiples nevus, con nevus atípico, o con antecedentes de melanoma.

          La periodicidad la marcará su Dermatologo experto en lunares y puede ser hasta de cada cada 6 meses dependiendo del riesgo que el paciente tenga asociado.

          Dermatoscopia digital dermatologo

          Imagen de un dermatólogo realizando la revisión de un paciente mediante DERMATOSCOPIA manual, y como es la imagen dermatoscópica de un lunar cuando se observa por parte del dermatólogo

          En esta imagen resumo los puntos clave para el control de lunares

          En esta tabla resumo todos los puntos clave del control de los lunares y del seguimiento por parte del dermatólogo

          Preguntas Comunes Sobre Lunares y Respuestas Detalladas

          A continuación, respondo a algunas de las preguntas más frecuentes sobre lunares en las consultas de dermatología:

          ¿Cómo saber si un lunar es cancerígeno?

          Para saber si un lunar es cancerígeno debes acudir a tu dermatólogo a que te revise los lunares y te explore con una lupa especial. Esta situación es en mi opinión de las que no es posible resolver, de momento, a través de una consulta online.

          Como regla general los dermatólogos usamos la regla ABDCE para resumir y explicar a nuestros pacientes cuando podemos sospechar que un lunar puede ser cancerígeno. Es el acrónimo de Asimetría, Bordes mal definidos, Diámetro grande (>6mm), Contornos irregulares y Evolución, ha cambiado. Si un lunar cambia de color o tiene asimetría de colores debes acudir a tu dermatólogo experto en nevus ya que puede ser un signo de alerta. 

          ¿Cómo se controlan los lunares?

          Tu dermatólogo experto en lunares en Madrid te recomendará cómo hacerlo.

          En la mayoría de los pacientes no es necesario realizar revisiones periódicas y se les recomienda auto-observación y acudir si notan cambios en algún lunar.

          En los pacientes con múltiples lunares yo como prevención les recomiendo acudir a la consulta una vez al año, así les puedo revisar los de la espalda o si tienen muchos les ayudo a diferenciarlos de otras lesiones parecidas a ojo no experto (pecas, léntigos, verrugas, queratosis seborreicas, angiomas, fibromas, etc). Generalmente con estos pacientes utilizo el dermatoscopio manual, que es una lupa especial que me permite ver sus características con mucho aumento y luz polarizada. 

          En el caso de los pacientes con lunares o nevus displásicos múltiples lo ideal es digitalizar las imágenes dermatoscópicas y realizarles fotos periódicamente para comprobar los cambios, ya que es el método más sensible para detectar que un lunar se puede estar haciendo cancerígeno.

          ¿Qué pasa si me pica un lunar?

          Normalmente nada, se pueden haber irritado como cualquier otra parte de la piel. Cuando observamos picor en un lunar cancerígeno (melanoma) generalmente lleva otros signos como asimetría, cambios de color, etc. Es decir que el picor aislado no suele ser un síntoma precoz de alerta

          ¿Qué es un lunar de sangre?

          Normalmente nada, se pueden haber irritado como cualquier otra parte de la piel. Cuando observamos picor en un lunar cangerígeno (melanoma) generalmente lleva otros signos como asimetría, cambios de color, etc. Es decir que el picor aislado no suele ser un síntoma precoz de alerta

          ¿Qué pasa si noto que me crece un lunar?

          Los lunares crecen durante su evolución, sin ser signo de ser cancerígenos, pasan de ser planos (nevus junturales) a abultarse de forma progresiva (nevus de unión, nevus intradérmico).

          ¿Qué son los lunares y por qué salen?

          Los lunares son lesiones benignas de la piel a modo de tumores por acumulo de melanocitos. Los lunares salen por respuesta al sol, por lo que tienen tendencia a formarse en zonas expuestas al sol. Además, se tiende una predisposición genética o familar en el número de lunares o nevus y su forma. Por esto, hay familias que tienen muchos nevus entre sus miembros.

          ¿Cómo saber si un lunar es bueno o malo?

          Los lunares malignos o cancerígenos tienden a aparecer como lesiones nuevas y oscuras. En general el paciente es capaz de notar que esa lesión está sufriendo cambios. Los cambios que pueden notarse son crecimiento, abultamiento de la lesión, sangrado, asimetría en sus bordes, aparición de nuevos colores, o descamación.

          ¿Qué probabilidad hay de qué lunar se haga malo?

          La probabilidad de que un nevus o lunar se haga malo son muy pocas. Si comparamos con la gran cantidad de lunares o nevus que tiene una persona, más otro tipo de lesiones con las que se confunden como queratosis seborreicas, lentigos y manchas. La posibilidad de que una mancha en el cuerpo sea maligna es francamente poca.

          ¿Qué pasa si un lunar es verrucoso, si tiene relieve?

          No pasa nada si lo ha tenido siempre, son los lunares más comunes, se llaman nevus intradérmicos. Muy frecuentes y también su consulta, ya que al ser abultados pueden llegar a molestar y ser inestéticos. Frecuentemente los eliminamos a petición de los pacientes. Si que deberíamos preocuparnos si por ejemplo estuviéramos ante un lunar plano de toda la vida que comienza a crecer y abultarse.

          ¿Cómo eliminar los lunares?

          La eliminación de los lunares cuando son molestos o inestéticos es un procedimiento muy sencillo. Se realiza en la consulta con un procedimiento minimamente invasivo. Consiste en anestesiar la base del lunar que se desea eliminar, para posteriormente vaporizarlo con o sin un afeitado o “debulking” previo. Los cuidados posteriores son sencillos ya que la extirpación no lleva puntos y por ello no hay que reacuder a retirarlos. Queda una costra en la base del nevus extirpado que se cuida con lavado diario con agua y jabón, hasta su caída. También se debe proteger la zona tratada del sol unas semanas después del tratamiento.

          ¿Qué pasa si se te rompe un lunar? ¿O si depilo el pelo de un lunar?

          No pasa nada. Los nevus o lunares son lo que son, histológicamente están bien definidos. No van a malignizar ni enfermar porque se rompan, se infecten o se elimine un pelo. Para comprenderlo bien, quizá lo mejor es imaginarse que es piel normal solo que conformada y oscura.

          ¿Porque una persona tiene muchos lunares?

          El número de lunares viene determinado por la herencia, el color de la piel y la exposición solar. Los pacientes con muchos lunares suelen tener en su familia personas con muchos lunares, tener la piel clara y además estar expuestos al sol.

          ¿Son malos los lunares nuevos?

          No son malos, pero si es un criterio de alerta. Desde que nacemos vamos adquiriendo lunares, van saliendo con la edad y la exposición al sol. Este proceso se puede considerar normal hasta la treintena o un poco más. Sin embargo, un lunar nuevo de crecimiento rápido se debe consultar, sobre todo si es en edades superiores a los 40 años.

          ¿Cuándo hay que quitar un lunar?

          El mejor profesional para decidirlo es el dermatólogo, que es el médico especialista en revisar los lunares o nevus. Los lunares se pueden quitar por criterio del médico, ante la duda o sospecha o necesidad de extirpación para descartar que la lesión sea maligna. Otras veces los extirpamos a petición del paciente, porque le produce molestias o complejo o considera que es un lunar feo esteticamente.

          La Dra. Fernández Guarino y su equipo de dermatólogos es especialista en la revisión, tratamiento y eliminación de lunares o nevus. Ejerce como dermatóloga privada en su clínica de Dermatología Avanzada de Madrid, así como consulta online y asistencia a domicilio. Dentro de la Sanidad pública trabaja en el Hospital Ramón y Cajal.

          Conoce nuestro Equipo de Dermatólogos Madriderma

          Doctores-equipo-madriderma-min
          Nuestra máxima es ofrecerte el mejor tratamiento que necesitas para mejorar tu piel

          Somos un equipo de dermatólogos expertos  con una larga trayectoria profesional

          • Dra Montserrat Fernández-Guarino
          • Dr Pablo Fonda Pascual
          • Dra Ana Fernández-Tresguerres
          • Dra Susana Urrutia Hernando

           

          SERVICIOS MADRIDERMA CLÍNICA DE DERMATOLOGÍA AVANZADA

          Dermatologo privado en madrid consulta presencial y de urgenncias

          Consulta Presencial y Dermatólogo de Urgencias en Madrid

          Dermatologo consulta online

          Consulta con Dermatólogo Online: Videoconsulta y Mensajería

          Dermatologo privado a domicilio en madrid

          Dermatólogo Privado a Domicilio en Madrid

          Puedes consultar nuestras Agendas y Reservar Directamente tu Cita

          Reservar cita
          Reserva de cita presencial online madriderma clinica avanzada de madrid
          Madriderma dermatologos privados en madrid

          Selecciona Servicio, Especialista, Fecha y Hora

          También puedes Contactar con Nosotros: Contacto Madriderma

          Dermatologos privados en madrid telefono

          673537795

          L a V de 9h00 a 21h00

          S de 9h00 a 14h00

          Clinica dermatologia avanzada de madrid

          673537795

          Tardes de 16h00 a 20h00

          Madriderma dermatologo privado en madrid mail

          info@madriderma.com

          Respondemos en unas horas

          Madriderma formulario de contacto dermatologo privado en madrid

          Formulario de Contacto

          BLOG – ÚLTIMAS ENTRADAS
          error: Content is protected !!
          Abrir chat
          1
          Escanea el código
          Hola 👋
          ¿En qué podemos ayudarte?