QUERATOSIS ACTÍNICA

DRA. MONTSERRAT FERNÁNDEZ GUARINO | DERMATÓLOGA

Relación entre la Queratosis Actínica y Cáncer de Piel: Mitos y Realidades

Introducción

La queratosis actínica es una de las lesiones más frecuentes en la consulta de dermatología.

Se trata de pequeñas pápulas, lesiones de centímetros de diámetro, rojas y descamativas, en zonas que están expuestas de manera crónica al sol. Su localización típica es el cuero cabelludo de pacientes calvos, en la cara y en el dorso de las manos.

Las queratosis actínicas se relacionan con la radiación del sol acumulada en la piel, por eso son más frecuentes con la edad, por acumulación y en pieles claras, que toleran menos radiación a lo largo de la vida. Es por eso que como dermatólogo experto en queratosis actínicas les explico a mis pacientes que ¨la piel tiene memoria”, y acumula el pasado.

La queratosis actínica es una afección caracterizada por la aparición de lesiones papulares palpables con aspecto descamativo. Estas lesiones pueden manifestarse de forma individual o agrupada en áreas de la piel crónicamente expuestas al sol.

La prevalencia exacta de las queratosis actínicas varía según las regiones geográficas y el tipo de piel, pero se estima que afecta alrededor del 10 % de las personas a los 30 años, aumentando hasta un 80 % alrededor de los 70 años. Estas lesiones son más comunes en personas con piel clara y antecedentes de exposición solar intensa.

Los pacientes que han recibido trasplantes de órganos sólidos o que tienen un sistema inmunológico suprimido crónicamente presentan un mayor riesgo de desarrollar queratosis actínicas.

La importancia de tratar las queratosis actínicas radica en su potencial transformación en un carcinoma escamoso, que se estima ocurre en aproximadamente el 8 % de los casos. Aunque existen estudios con resultados controvertidos sobre esta capacidad transformadora, algunos reportan una menor tasa de transformación, mientras que otros sugieren un riesgo mayor. Además, se ha documentado casos de regresión, es decir, la curación espontánea de las queratosis actínicas. Sin embargo, debido al riesgo inherente de evolución a un carcinoma, se recomienda el tratamiento de estas lesiones cutáneas.

Queratosis actínica rostro dermatologo especialista

Imagen clínica característica de una Queratosis Actínica en la cara, en forma de pápula de límites netos con eritema (enrojecimiento) y descamación persistente que no resuelve espontáneamente.

¿Qué es la queratosis actínica?

La queratosis actínica representa una forma de displasia que afecta a los queratinocitos, las células predominantes en la epidermis y esenciales en la composición de la piel.

La displasia implica una alteración en el crecimiento y la morfología de estas células, siendo un precursor reconocido de la transformación hacia un carcinoma en el epitelio cutáneo.

Las queratosis actínicas manifiestan marcadores inmunohistoquímicos característicos de lesiones con cambios pre-cancerosos. Estos marcadores incluyen mutaciones en el gen supresor de tumores p53, en las ciclinas (reguladores del ciclo celular) y en el Ki67, un marcador que indica la tasa de proliferación celular. Estos indicadores son relevantes en la identificación y evaluación de la predisposición a la progresión hacia un estado canceroso.

Cómo se manifiestan las queratosis actínicas

Las queratosis actínicas consisten en pápulas de color piel o ligeramente enrojecidas que se palpan más que se ven. Presentan un aspecto o tacto “rasposo” y descamación en su superficie. Generalmente aparecen aisladas o agrupadas sobre piel dañada por el sol.

Tratatamiento queratosis actínica

Queratosis Actínicas en el dorso de la mano, se presenta en forma de pequeñas áreas enrojecidas y descamadas. Nótese como la piel de la mano muestra daño solar crónico, con áreas descamativas, hiper e hipopigmentación y acentuación de las arrugas con xerosis o sequedad de la piel

Prevalencia de las queratosis actínicas

La queratosis actínica es un motivo de consulta muy frecuente y representa muchos motivos de atención en la consulta del dermatólogo. Es el diagnóstico más frecuente en un paciente en la consulta de dermatología por encima de los 45 años con una incidencia estimada en Estados Unidos de cinco con 2 millones al año, representando un 14 % de los tratamientos en aumento.

Los datos de incidencia son dispersos, dada la dificultad de seguimiento de estos pacientes. En un estudio en Reino Unido en pacientes de más de 60 años tenía una incidencia de 140 × 1000 personas x año, sin embargo, en Australia ella llega hasta un 60 % de los pacientes australianos que ya han tenido un diagnóstico previo de queratosis actínica.

Factores que influyen en la prevalencia de las queratosis actínicas:

  • Edad: numerosos estudios han encontrado un aumento de las queratosis actínicas con la edad, hasta cinco veces en la población de los 70, los 80 años frente a los de los 50 los 60.
  • Sexo: los varones tienen mucha más incidencia de queratosis actínica comparados con las mujeres. Tienen hasta cuatro veces más riesgo, sumado a la calvicie que expone la piel del cuero cabelludo al sol, una localización muy típica de las queratosis actínicas
  • Parte del cuerpo afectada: las queratosis actínicas son mucho más frecuentes en las zonas crónicamente expuestas al sol, como el cuero cabelludo, la cara o el dorso de las manos.
  • Color de piel: las queratosis actínicas son de 4 a 9 veces más frecuentes en pacientes con pieles claras.
  • Radiación ultravioleta, sol a lo largo de la vida: las queratosis actínicas, igual que el cáncer de piel no melanoma, se relaciona con la cantidad de radiación ultravioleta acumulada en la piel, es lo que decimos que «la piel tiene memoria».
  • Inmunosupresión: el riesgo de sufrir queratosis actínica está incrementado de los pacientes que han recibido un trasplante de órganos sólidos y, por tanto, están sometidos a inmunosupresión crónica.
  • Otros factores de riesgo encontrados asociados al desarrollo de queratosis actínicas incluyen color de pelo claro, color de ojos claros, pecas en la cara o brazos, historia previa de cáncer de piel no melanoma, historia de exposición solar crónica a lo largo de la vida e historia de quemaduras severas en la infancia.
Dermatologo especialista en queratosis actinicas

Las queratosis actínicas son más frecuentes con la edad, en piel clara, con la exposición solar crónica y en pacientes en tratamiento inmunosupresor

Como se forman las queratosis actínicas

Las queratosis actínicas y el campo de cancerización surgen por la exposición crónica a la radiación ultravioleta que causa mutaciones en los genes.

La mutación de p53 es la más frecuentemente encontrada en el 90% de las queratosis actínicas, se trata de un gen que regula el ciclo celular y la resistencia a la apoptosis. Mutaciones de p53 han sido encontradas en piel normal expuesta al sol, por lo que para el desarrollo de queratosis actínicas se necesitan algunos pasos más como mutaciones en el gen RAS o NOTCH. También comunes a el carcinoma epidermoide. Parece por tanto un continuo de eventos que va desde la piel crónicamente expuesta y dañada por el sol hasta el desarrollo de un carcinoma epidermoide. Esta vía de desarrollo común a otros cánceres se denomina vía clásica. Existen otras vías descritas para el desarrollo de queratosis actínicas menos frecuentes.

Queratosis

Las queratosis actínicas se forman por mutaciones sucesivas acumuladas en la piel por la exposición solar crónica

¿Cómo se diagnostica la queratosis actínica?

El diagnóstico de las queratosis actínicas generalmente se logra mediante la exploración visual, dado su desarrollo prolongado durante meses o años en áreas cutáneas expuestas al sol, como el dorso de las manos, la cara o el cuero cabelludo sin cabello.

En ocasiones, un dermatólogo especializado en queratosis actínicas puede optar por realizar una biopsia para examinar si hay displasia en los queratinocitos basales de la epidermis. La biopsia de estas lesiones se realiza principalmente para descartar una posible invasión, es decir, para determinar si han evolucionado hacia un carcinoma epidermoide u otro tipo de lesión, como el carcinoma basocelular o la enfermedad de Bowen, entre otros.

La Dermatoscopia es útil para el diagnóstico de la queratosis actínica

Cuando comenzó la Dermatoscopia, no la utilizábamos para las queratosis actínicas, sino para las lesiones melanocíticos, para los lunares, un nevus melanocíticos, melanomas y lesiones pigmentadas. La Dermatoscopia consiste en la exploración de la piel con una lupa especial y evaluar las estrcuturas cutáneas.

Sin embargo, con la práctica del uso de la Dermatoscopia, en los últimos 10 años se ha descrito el patrón dermatoscópico de las queratosis actínicas.

El patrón más frecuentemente encontrado es el denominado “patrón en fresa” causado por las aperturas foliculares en la piel, que se expresa como una imagen rosada con un punteado claro.

 

Mitos Comunes sobre la Queratosis Actínicas y Cáncer de Piel

Riesgo de transformación a carcinoma de la queratosis actínica

Lo cierto es que, a pesar del incremento del cáncer de piel no melanoma y del daño solar, el riesgo de transformación de la queratosis actínicas,no está clara, se cree que es bajo entre 0-0,53 % por lesión y por año, y un acumulado del 2,8 % a los cinco años. Con estas cifras pese a ser una lesión preocupante y un marcador de riesgo de carcinoma escamoso, si no me invasivo por el daño solar acumulado que expresan los pacientes, podemos decir que tampoco es una lesión con un alto riesgo de transformación.

Medir el riesgo de transformación a carcinoma no es fácil

Hilando con lo anterior, medir el riesgo de transformación de queratosis actínicas en general es muy difícil ya que intervienen numerosas variables en relación con la piel del paciente, su estado inmunitario y los tratamientos recibidos. Es posible que siempre que hablemos de un porcentaje de riesgo de transformación de las queratosis actínicas necesitemos hablar en rangos no precisos. Nos encontramos cifras publicadas que van del 0 al 16% por año.

En un estudio publicado por Quaesvlieg en 2006 se propuso un acróstico de clasificación del riesgo de progresión de las queratosis actínicas, de forma análoga a la Regla del ABCDE del melanoma. Lo denominó, IDRBEU, donde encontramos:

  • I: de inflamación
  • D: diámetro > de 1 cm
  • R: “rapid enlargement”, crecimiento rápido
  • B: Bleeding, sangrado
  • E: Eritema, enrojecimiento
  • U: Ulceración

Lo cierto es que este acróstico ha sido revisado en publicaciones posteriores y no ha tenido el éxito mediático del ABCDE del Melanoma, eficaz, fácil de recordar y traducible de forma sencilla.

Se ha descrito asociación a otras enfermedades no clara

Existe algún estudio aislado en el que se ha descrito la asociación de las queratosis actínicas a la diabetes mellitus en estados avanzados de deterioro renal, la artritis reumatoide, la psoriasis, y a otro tipo de cánceres, como de la cavidad oral, linfomas, o próstata. Tratándose de un estudio aislado en la relación tan directa de la queratosis actínica con la exposición solar, tomaría estos datos con cautela.

La clasificación histológica clásica no parece útil

La clasificación histológica clásica de las queratosis actínicas fue propuesta por el Profesor Rower-Huber, que las dividió según la displasia del epitelio en:

  • KINI: afecta al tercio inferior de la epidermis
  • KINII: afecta a los dos tercios inferiores
  • KINIII: afecta a todo el espesor.

Posteriormente se encontró que no existía relación del grado con el riesgo de progresión exacto de esta clasificación, y las queratosis actínicas de grado histológico III solo progresaban un 14%.  Parece que se ha encontrado más correlación con la posibilidad de progresión con una nueva clasificación propuesta por Schmitz y colaboradores que se denomina clasificación PRO:

  • PRO I: queratinocitos displásicos aislados
  • PRO II: brotes de queratinocitos aislados penetran hacia la dermis
  • PRO III: grupos de queratinocitos displásicos forman papilas elongadas sobrepasando la epidermis.

Si la lesión de queratosis actínica no me molesta no tengo que hacer nada

Algunos pacientes piensan esto, sin embargo, existen muchas enfermedades silentes, como la Hipertensión Arterial o la Diabetes, son enfermedades que no duelen, no molestan, pero que si las dejamos su curso natural nos terminan haciendo daño en el organismo. Algo parecido ocurre con las queratosis actínicas múltiples y el campo de cancerización, son crónicas, no es grave ni molesta, pero si lo controlamos a tiempo estamos haciendo una labor preventiva.

Dermatologo especialista en queratosis actinicas

La piel sana se transforma en queratosis actínica mediante el acúmulo sucesivo de mutaciones producidas por el sol y que lleva a la aparición de displasia en el epitelio que se traduce en engrosamiento y descamación.

¿Es conveniente tratar todas las Queratosis Actínicas?

La causa de las queratosis actínicas o queratosis solares es la exposición solar a lo largo de la vida. Pero, ¿qué implicaciones tiene?

Tradicionalmente ha sido considerada un precursor de carcinoma epidermoide, y esto debe matizarse, ya que la mayoría de las queratosis actínicas no producen un carcinoma epidermoide, ni todos los carcinomas epidermoides surgen sobre una queratosis actínica.

Realmente las queratosis actínicas implican una piel que está expresando daño por el sol y  su dermatólogo le explicará la mejor opción de tratamiento y prevención en su caso.

La imprevisibilidad de la progresión de las queratosis actínicas hacia una forma invasora hace que muchos expertos consideren crucial tratar todas estas lesiones.

El enfoque terapéutico convencional se centra en el tratamiento específico de cada lesión, utilizando métodos como la crioterapia, la electrocoagulación o incluso la aplicación de láser para su destrucción directa.

No obstante, en los últimos diez años aproximadamente, se han introducido tratamientos dirigidos al área circundante, que buscan abordar no solo las queratosis actínicas individuales, sino también el campo de cancerización, es decir, todas las lesiones existentes y la piel vecina crónicamente expuesta al sol. En estas áreas, se han identificado mutaciones genéticas en genes como el p53, el P16 o las ciclinas, aumentando la predisposición al desarrollo de neoplasias. Estas áreas de cancerización suelen presentarse en zonas fotoexpuestas de pacientes con fototipos de piel clara que han desarrollado múltiples queratosis actínicas debido a una exposición prolongada al sol.

Para tratar estas áreas de cancerización, se han desarrollado tratamientos enfocados en el campo de afectación. Estos pueden incluir cremas con medicamentos específicos o procedimientos realizados por dermatólogos en la consulta. Este tipo de enfoque terapéutico ofrece la ventaja de tratar extensiones cutáneas más amplias y áreas con mayor predisposición a desarrollar un carcinoma escamoso.

Queratosis actínica madrid

Imagen de la frente de un paciente con múltiples Queratosis Actínicas y Campo de Cancerización. Se aprecia que las lesiones confluyen, y que prácticamente toda la piel esta dañada por el sol en mayor o menor grado.

Realidades sobre la Queratosis Actínica y su Relación con el Cáncer de Piel

La Queratosis Actínica expresa daño por el Sol en la Piel

Cuando un paciente sufre de queratosis actínicas se puede deducir que su piel está desarrollando cambios durante años para protegerse de la radiación del sol. Estos cambios son los clásicos de la piel envejecida, con la aparición de manchas, arrugas, sequedad y zonas rasposas, de queratosis actínicas.

Esto hila con un concepto que abordamos con mayor profundidad en otra página del sitio web, el “campo de cancerización¨. Acuñado por “Slaughter¨ en los años 50, se refiere a áreas extensas de piel crónicamente dañadas. 

Prevalencia e Incidencia de la queratosis actínica

La realidad es que la queratosis actínica, con una incidencia paralela al cáncer de piel, no melanoma, con un aumento del 35 % en los Estados Unidos, entre 2006 y 2012. Esta incidencia está en aumento a nivel mundial.

No parecen todas las queratosis actínicas iguales

Pese al riesgo que conllevan las queratosis actínicas, podemos considerar que no es real tratar a todas por igual. Los dermatólogos conocemos que no es lo mismo tener poco número de queratosis, actínicas aisladas, que tener un gran número de queratosis, actínica As sobre un campo de cancerización extenso. El riesgo no es igual. El riesgo aumenta con el número de queratosis, así a los pacientes que tienen más de 15 queratosis el riesgo aumenta más de cinco veces el desarrollo de un carcinoma escamoso frente a los pacientes que no lo tienen.

Limitaciones en los estudios en la evaluación de eficacia

La realidad es que los estudios dedicados a la queratosis actínica son difíciles de comparar, ya que la graduación clínica que utilizamos en severidad que las clasifica del grado uno a tres, no deja de ser una forma de clasificar subjetiva por parte del investigador.

Si apreciamos los estudios a nivel mundial, podemos ver que en el sur de Europa posiblemente estemos más acostumbrados a ver este tipo de lesiones y las clasificamos con menos severidad que en el resto del mundo. Una queratosis grado I en España posiblemente sea más severa que en el resto del mundo.

Esto es muy difícil de homogeneizar, y es posible que, aunque tengamos el contaje de queratosis y sistemas de graduación como el AKASI (Actinic Keratosis Severity Index) los estudios no son plenamente comparables. Recientemente además algunos investigadores han añadido la variable “Paciente Aclarado por Completo”, difícil en una dermatosis multifocal como son las queratosis actínicas, añade la visión global del paciente, pero se mueve en rangos muy bajos

Las queratosis no se curan

La realidad es que un paciente que sufre queratosis actínica tiene una dermatosis o una enfermedad crónica. Su piel ya ha acumulado daño solar y podemos tratarlo y conseguir que esté mucho mejor pero no podemos conseguir que no tenga esas lesiones. Es lo que decimos cuando nos referimos a que la piel tiene memoria. El paciente va a conservar siempre la capacidad de hacer estas lesiones y nuestra tarea como dermatólogos es mantener la enfermedad bajo  control sin riesgo de desarrollar nuevas lesiones y un carcinoma.

Las lesiones más grandes tienen más riesgo de progresión

Existen estudios que encuentran que queratosis actínicas mayores de 1 cm o áreas cubiertas de más de un 25% de queratosis actínicas tienen más riesgo de progresión a carcinoma escamoso. Curiosamente en los estudios no medimos el diámetro de las queratosis actínicas, solo su numero y grado

Queratosis actinicas multiples

Imagen de una piel dañada crónicamente por el sol, con hiperpigmentación, eritema, telangiectasias, sobre la que aparecen queratosis actínicas múltiples salpicadas.

Prevención y Tratamiento: Reduciendo el Riesgo de Cáncer de Piel

Protección solar

Indiscutible, el uso de protección solar en forma de protector solar en crema de forma habitual disminuye el riesgo de sufrir queratosis actínica e incluso mejora las preexistentes. Siempre recuerdo la importancia de las medidas físicas, especialmente de los gorros para el cuero cabelludo. Sin embargo no cubren la cara por lo que en la cara se debería continuar utilizando protección solar.

El mercado de la Protección Solar y la Industria farmacéutica se ha movido, desarrollando protectores solares específicos para pacientes con queratosis actínicas, con índices muy altos de protección frente a radiación UVB y UVA, Infrarrojo y Luz Visible a los que añaden encimas y principios activos que previenen y mejoran a los pacientes con queratosis actínicas.

Tratamiento precoz del daño solar y el campo de cancerización

La detección precoz del campo de cancerización y el instaurar medidas para revertirlo por parte del dermatólogo es la mejor forma de prevenir el futuro desarrollo de más queratosis actínicas y un posible carcinoma.

Existen cosméticos como el retinol y el ácido retinoico con cierta eficacia en la prevención del desarrollo de daño solar en la piel que se pueden utilizar en estos pacientes. Los suplementos de Niacinamida oral han demostrado utilidad en mejorar los cambios moleculares del daño solar crónico en la piel.

Campo de cancerización: su Tratamiento Precoz Previene el desarrollo de Queratosis Actínica

El campo de cancerización fue escrito en 1953 por Slaughter, cuando la atipia en las biopsias, fue encontrada en piel, clínicamente normal, rodeando carcinomas de la orofaringe. El descubrimiento de estos campos de piel, aparentemente normal, pero mutada, rodeando tumores, hizo sugerir la cuestión de si el desarrollo de los tumores era secundario al campo y si era el campo el responsable de las recurrencias.

Desde esta primera descripción, el término campo de cancerización seguido aplicando a los tejidos epiteliales, incluido la piel. En la piel, el campo de cancerización ocurre en áreas clínicamente expuestas de la piel que producen mutaciones de  53 y queratosis, actínicas multifocales, carcinomas epidermoides in situ y carcinomas epidermoides invasivos.

La presencia de mutaciones debida a la radiación ultravioleta hace una carga de daño en la piel clínica y subclínica, no apreciable, y por ello alto riesgo de desarrollar carcinomas escamosos. La correcta identificación de los pacientes con campos de cancerización cutáneo es muy importante porque permite identificar los pacientes que está en alto riesgo de desarrollar un carcinoma.

No tenemos una definición exacta del campo de cancerización. Y por otro lado, aún no es considerado un diagnóstico diferente de la queratosis actínica, en cualquier caso, los pacientes con campo de cancerización son aquellos con múltiples queratosis actínicas sobre una piel fotodañada odañada por el sol. No tenemos unos datos claros del campo de cancerización, porque raramente estandarizamos los pacientes con un diagnóstico de una queratosis actínica única frente a múltiple. Se considera que el campo de cancerización y la queratosis actínica son un continuo de la misma manifestación.

No teníamos un sistema adecuado que nos lo permita tampoco graduar la severidad del campo de cancerización. La mayoría de los estudios se limitan a contar queratosis actínica y a usar diferentes sistemas recientemente el AKASI ( Actinic Keratosis Severity Index) de forma análoga al PASI de la psoriasis, permite clasificar la severidad del campo de cancerización teniendo en cuenta tres parámetros, el área el porcentaje y la extensión de las queratosis actínicas. Además se incluye en cada una de estas áreas evaluadas el eritema, el grosor y la distribución. Los números más altos significan más riesgo, en la que se ha demostrado una buena correlación con el contaje de queratosis actínicas.

Los factores de riesgo de campo de cancerización son los mismos que el de las queratosis actínica, que incluyen exposición a la radiación ultravioleta, piel clara, la edad, sexo, masculino, inmunosupresión.

Tratamiento de las queratosis actínicas, la importancia del número de lesiones

  • Tratamiento Dirigido a la lesión:
    • Consiste en la destrucción directa de la lesión, normalmente se realiza con la crioterapia, pero existen otras técnicas que se pueden utilizar, como puede ser la electrocoagulación, o también el láser ablativo.
    • Son candidatos los pacientes con lesiones aisladas o en rotaciones de tratamiento.
  • Tratamiento del Campo de Cancerización:
    • Tratamiento General del Campo de Cancerización:
      • Se puede mejorar la piel foto dañada. De muchas maneras, además de la protección solar, un mecanismo básico, se pueden realizar peeling, exfoliativas con retinol, salicílico o glicólico por ejemplo, también se pueden realizar tratamientos con cremas para mejorar en casa, y también se pueden realizar procedimientos como el resurfacing ablativo con láser.
    • Tratamiento Dirigido del Campo de cancerización:
      • Existen en el mercado tratamientos específicamente dirigidos a las dianas moleculares que se encuentran en las queratosis actínicas.
      • Esto significa que son específicos para tratar estas lesiones y respetan la piel o las células que no tienen los años acumulados que tienen las queratosis actínica.
      • Se aplican en áreas extensas permitiendo dirigir bastante a las terapias.
      • Su mecanismo es destructor, cada medicamento tiene sus dianas, y aparecen costras o pelado de las lesiones que mejoran tras el tratamiento.
      • Todos ellos muestran eficacias similares de curación que dependen del tipo y numero de lesiones de queratosis actínicas tratadas y se situán desde el 60-al 85% aproximadamente si nos referimos a contaje total de lesiones en aclaramientos de 6 meses aproximadamente.
      • Se pueden realizar en la clínica con lámparas, una técnica que se llama terapia foto dinámica, y también con tratamientos en casa en crema, existen diferentes principios activos y formas de aplicación, su dermatólogo experto en queratosis actínica le indicara cuál es el mejor para usted.

Los pacientes con queratosis actínica As múltiples, deben ser seguidos en la consulta de forma periódica por el riesgo que tiene de desarrollar más queratosis y otro carcinoma. En general, se les va a cambiando de un tratamiento o a otros, según el tipo de lesión, o sus planes o sus preferencias en lo que se denomina terapia rotatoria.

Tratamiento de queratosis actinicas

La imagen muestra la irritación característica producida por los tratamientos de las queratosis actínicas múltiples y que luego curará produciendo piel sana y sin o con menos queratosis actínicas

Conclusiones

Las queratosis actínicas son lesiones comunes en la población, especialmente en áreas expuestas de piel clara en entornos soleados. Estas lesiones son un indicativo de daño cutáneo por la exposición solar, manifestándose como áreas engrosadas y escamosas con forma de pápulas.

Aunque individualmente son frecuentes, su presencia denota un daño solar significativo en la piel. Cuando aparecen en múltiples cantidades, los dermatólogos identificamos un «campo de cancerización». Este campo y la presencia de queratosis actínicas señalan cambios moleculares en la piel que aumentan el riesgo de carcinoma epidermoide.

Por lo tanto, es crucial seguir de cerca a los pacientes con estas lesiones, tratando todas las lesiones visibles y abordando el campo de cancerización para prevenir el posible desarrollo de carcinoma. Además, proporcionar pautas de protección solar es fundamental para detener la progresión de esta condición.

Nota de la A: Este texto y sus imágenes sobre la Queratosis Actínica han sido escritos por la Dra Fernández-Guarino, Dermatóloga y Profesora de Grado en Medicina. Ha sido actualizado en Enero del 2024. Este tema me apasiona ya que fue obtejo de mi tesis Doctoral y hoy, una de mis principales líneas de investigación. Espero que sirva para el mejor conocimiento y difusión de las Queratosis Actínicas.

Preguntas Frecuentes sobre Queratosis Actínicas

¿Cómo se curan las queratosis actínicas?

Las queratosis actínicas pueden ser curadas mediante diversos métodos, como la crioterapia, electrocoagulación, láser o el uso de medicamentos en crema que las eliminan directamente.

Aunque estos tratamientos ofrecen una cura directa para las queratosis actínicas, es importante tener en cuenta que su aparición está estrechamente relacionada con el daño solar en la piel. Por lo tanto, la eliminación de una lesión específica no revierte este daño y existe la posibilidad de que el paciente desarrolle nuevas lesiones en el futuro.

Las queratosis actínicas indican una predisposición de la piel a generar nuevas lesiones, ya sea la reaparición de las lesiones tratadas previamente o la aparición de nuevas lesiones.

Es crucial que los pacientes se sometan a un seguimiento periódico realizado por un dermatólogo especializado en queratosis actínicas y prevención de cáncer de piel. Esto permite una evaluación regular y un manejo adecuado para prevenir y tratar nuevas lesiones, brindando una atención continua y personalizada a cada paciente.

¿Es peligroso o grave tener queratosis actínica?

Las queratosis actínicas son lesiones comunes en la población general y generalmente no son consideradas graves. El tratamiento para estas lesiones es relativamente sencillo, pero es importante que el paciente comprenda que puede experimentar la formación de costras y enrojecimiento durante el proceso de destrucción de las lesiones, seguido por la regeneración de piel nueva.

En algunos casos, esto puede requerir que el paciente se ajuste en su agenda social, ya que puede haber un período en el que presente costras, especialmente si las lesiones se encuentran en áreas visibles como la cara.

Sin embargo, es fundamental aclarar que estas lesiones no suelen representar un riesgo grave para la salud. Más bien, actúan como señales de advertencia que nos indican la importancia de protegernos adecuadamente del sol.

¿Es urgente tratar la queratosis actínica?

Tratar las queratosis actínicas no suele ser una urgencia médica, ya que las revisiones y los tratamientos pueden ser programados de manera conveniente para el paciente.

Dado que el tratamiento implica la generación de costras en la piel, esto puede planificarse considerando los viajes, eventos, citas médicas y la temporada del año. En general, es común realizar estos tratamientos durante el invierno, ya que durante esta época solemos pasar más tiempo en interiores.

Es esencial abordar estas lesiones, pero también es importante ser consciente de la necesidad de cuidar la piel. Aunque se recomienda tratarlas, el tratamiento no se considera urgente.

¿Cómo es de importante protegerme del sol si tengo queratosis actínica?

Protegerse del sol es de suma importancia para aquellos con un diagnóstico de queratosis actínica. Esta precaución no solo ayuda a prevenir la progresión de la enfermedad, sino que también puede contribuir a revertir las lesiones existentes.

Los pacientes deben priorizar el uso de protectores solares de amplio espectro, disponibles comúnmente en Europa, que ofrezcan protección contra los rayos ultravioleta A y B. Además, se recomienda implementar medidas físicas de protección, como el uso de gorros u otras prendas que brinden resguardo adicional contra la radiación solar. Estas medidas son fundamentales para cuidar la piel y mitigar el avance de las lesiones.

Referencias y Lecturas Científicas sobre Queratosis Actínicas

  1. Valdés-Morales KL, Peralta-Pedrero ML, Cruz FJ, Morales-Sánchez MA. Diagnostic Accuracy of Dermoscopy of Actinic Keratosis: A Systematic Review. Dermatol Pract Concept. 2020 Oct 26;10(4):e2020121. doi: 10.5826/dpc.1004a121. PMID: 33150042; PMCID: PMC7588151
  2. Sinclair R, Baker C, Spelman L, Supranowicz M, MacMahon B. A review of actinic keratosis, skin field cancerisation and the efficacy of topical therapies. Australas J Dermatol. 2021 May;62(2):119-123. doi: 10.1111/ajd.13447. Epub 2020 Aug 25. PMID: 32840870; PMCID: PMC8247342.
  3. Steeb T, Wessely A, Petzold A, Schmitz L, Dirschka T, Berking C, Heppt MV. How to Assess the Efficacy of Interventions for Actinic Keratosis? A Review with a Focus on Long-Term Results. J Clin Med. 2021 Oct 15;10(20):4736. doi: 10.3390/jcm10204736. PMID: 34682859; PMCID: PMC8538594.
  4. Willenbrink TJ, Ruiz ES, Cornejo CM, Schmults CD, Arron ST, Jambusaria-Pahlajani A. Field cancerization: Definition, epidemiology, risk factors, and outcomes. J Am Acad Dermatol. 2020 Sep;83(3):709-717. doi: 10.1016/j.jaad.2020.03.126. Epub 2020 May 7. PMID: 32387665
  5. Balcere A, Konrāde-Jilmaza L, Pauliņa LA, Čēma I, Krūmiņa A. Clinical Characteristics of Actinic Keratosis Associated with the Risk of Progression to Invasive Squamous Cell Carcinoma: A Systematic Review. J Clin Med. 2022 Oct 6;11(19):5899. doi: 10.3390/jcm11195899. PMID: 36233766; PMCID: PMC9571814. 
  6. Christensen RE, Elston DM, Worley B, Dirr MA, Anvery N, Kang BY, Bahrami S, Brodell RT, Cerroni L, Elston C, Ferringer T, Hurley MY, Garton K, Lee JSS, Liu Y, Maize JC, McNiff JM, Rapini RP, Sangueza OP, Shea CR, Zhou C, Alam M. Dermatopathologic features of cutaneous squamous cell carcinoma and actinic keratosis: Consensus criteria and proposed reporting guidelines. J Am Acad Dermatol. 2023 Jun;88(6):1317-1325. doi: 10.1016/j.jaad.2022.12.057. Epub 2023 Feb 24. PMID: 36841336. 
  7. Lee YB, Kim JI. Genetic Studies of Actinic Keratosis Development: Where Are We Now? Ann Dermatol. 2023 Dec;35(6):389-399. doi: 10.5021/ad.23.072. PMID: 38086352; PMCID: PMC10733082. 
  8. Lee JH, Kim YH, Han KD, Park YM, Lee JY, Park YG, Lee YB. Incidence of Actinic Keratosis and Risk of Skin Cancer in Subjects with Actinic Keratosis: A Population-based Cohort Study. Acta Derm Venereol. 2018 Mar 13;98(3):382-383. doi: 10.2340/00015555-2854. PMID: 29182789. 
  9. Li Y, Wang J, Xiao W, Liu J, Zha X. Risk Factors for Actinic Keratoses: A Systematic Review and Meta-Analysis. Indian J Dermatol. 2022 Jan-Feb;67(1):92. doi: 10.4103/ijd.ijd_859_21. PMID: 35656236; PMCID: PMC9154173
  10. Cramer P, Stockfleth E. Actinic keratosis: where do we stand and where is the future going to take us? Expert Opin Emerg Drugs. 2020 Mar;25(1):49-58. doi: 10.1080/14728214.2020.1730810. Epub 2020 Feb 20. PMID: 32067498. En: https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/14728214.2020.1730810

La Dra. Fernández Guarino es especialista en el tratamiento de la queratosis actínica. Ejerce como dermatóloga privada en su Clínica de Dermatología Avanzada de Madrid, así como consulta online y asistencia a domicilio.

Dentro de la Sanidad pública trabaja en el Hospital Ramón y Cajal.

Conoce nuestro Equipo de Dermatólogos Madriderma

Doctores-equipo-madriderma-min
Nuestra máxima es ofrecerte el mejor tratamiento que necesitas para mejorar tu piel

Somos un equipo de dermatólogos expertos  con una larga trayectoria profesional

  • Dra Montserrat Fernández-Guarino
  • Dr Pablo Fonda Pascual
  • Dra Ana Fernández-Tresguerres
  • Dra Susana Urrutia Hernando

 

SERVICIOS MADRIDERMA CLÍNICA DE DERMATOLOGÍA AVANZADA

Dermatologo privado en madrid consulta presencial y de urgenncias

Consulta Presencial y Dermatólogo de Urgencias en Madrid

Dermatologo consulta online

Consulta con Dermatólogo Online: Videoconsulta y Mensajería

Dermatologo privado a domicilio en madrid

Dermatólogo Privado a Domicilio en Madrid

Puedes consultar nuestras Agendas y Reservar Directamente tu Cita

Reservar cita
Reserva de cita presencial online madriderma clinica avanzada de madrid
Madriderma dermatologos privados en madrid

Selecciona Servicio, Especialista, Fecha y Hora

También puedes Contactar con Nosotros: Contacto Madriderma

Dermatologos privados en madrid telefono

673537795

L a V de 9h00 a 21h00

S de 9h00 a 14h00

Clinica dermatologia avanzada de madrid

673537795

Tardes de 16h00 a 20h00

Madriderma dermatologo privado en madrid mail

info@madriderma.com

Respondemos en unas horas

Madriderma formulario de contacto dermatologo privado en madrid

Formulario de Contacto

error: Content is protected !!
Abrir chat
1
Escanea el código
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?