Conoce 10 de los principales factores que influyen en el envejecimiento de la piel y los hábitos de vida que conviene seguir para retrasarlo.

Todos los dermatólogos estamos de acuerdo, el envejecimiento es fotoenvejecimiento, es decir, es la acción del sol en la piel. Por eso la mayoría situará el protector solar como el cosmético imprescindible, no sólo para preservar la piel joven, sino para prevenir el cáncer cutáneo.

El fotoenvejecimiento representa aproximadamente el 80% del envejecimiento de la piel, y aunque no hay discusión y es el principal, podemos abundar en el otro 20% y sus razones. Más allá de las cremas, nos centraremos en lo que hacemos todos los días, en nuestro estilo de vida.

El envejecimiento se produce por factores internos y externos, también llamados extrínsecos. La exposición solar es la principal responsable del envejecimiento de la piel. Pero más allá del sol, ¿qué otros factores externos causan envejecimiento?

Existen numerosos factores ambientales como la dieta, el tabaco, la polución, la menopausia, enfermedades crónicas, que aceleran el declive de nuestra piel y que pueden requerir un manejo más concreto.

El “exposoma”, es un término reciente y de moda, acuñado en 2005 por el Doctor Wild, para referirse a la totalidad de exposiciones del individuo a factores ambientales durante toda su vida.

Recordemos, el principal exposoma del envejecimiento de la piel es la radiación ultravioleta del sol, responsable de la aparición de manchas, arrugas, y cáncer de piel. Pero, ¿cuáles son los demás?

10 factores que influyen en el envejecimiento de la piel

1. Radiación infrarroja.

El infrarrojo es una radiación presente en el espectro electromagnético y que nos llega a la piel a través de la luz del sol y de forma ocasional desde los electrodomésticos.

El infrarrojo llega en un alto porcentaje a las capas más profundas de la piel, la dermis, donde se distribuye hasta un 65 por ciento de la radiación. E incluso hasta un 10 por ciento llega a la grasa de debajo. La radiación infrarroja libera calor e induce inflamación de la piel (metaloproteinasas) y radicales libres de forma parecida a la radiación ultravioleta (1).

2. Polución.

La contaminación ambiental envejece la piel. Lo hace a través de dos mecanismos. Uno de ellos es cuando se combina en el exterior con la radiación solar. Así combinada con UVA aumenta el envejecimiento y el riesgo de cáncer de piel y combinada con el ozono disminuye los niveles de vitamina E en el estrato corneo, en el más superficial (2).

Recordemos que la vitamina E es uno de los antioxidantes naturales de nuestra piel, y nos defiende de envejecer y del cáncer cutáneo.

Sin estar al exterior la polución también afecta a nuestra piel, lo hace de nuevo a través de la liberación de radicales libres y metaloproteinasas, como el infrarrojo o el ultravioleta (3).

3. Tabaco

Los efectos nocivos del tabaco se conocen hace décadas. Los estudios dicen que si fumas tu piel parece 5 años mayor. La piel se arruga, se afecta a la vasculatura y se mancha.

En términos más concretos, afecta a los queratinocitos, los fibroblastos y la microvasculatura de la piel, se traduce también en un retraso en la cicatrización de las heridas. El mecanismo es también muy similar al de la radiación ultravioleta (3).

4. El sueño.

Si duermes poco tu piel pierde agua y se defiende peor de las agresiones de la radiación ultravioleta. Durante el sueño nuestra piel se repara. Dormir poco de forma crónica se asocia con el aumento de los signos de envejecimiento, disminución de la barrera cutánea y peor aspecto (4).

5 La dieta.

Los antioxidantes nos defienden del estrés oxidativo y tienen acción antienvejecimiento. Son las vitaminas y los micronutrientes como el zinc, el selenio o el cobalto presentes en los vegetales y en las frutas principalmente.

En un estudio sobre 4000 pacientes mujeres se encontró que la dieta rica en antioxidantes, vegetales y aceite de oliva se asociaba con menos arrugas (5).

Por otro lado, en un estudio en población danesa en 2753 personas ancianas publicado en la revista de la Academia americana de Dermatología, se encontró que la dieta rica en carnes rojas y snacks se asociaba a la presencia de arrugas faciales (6). Las dietas ricas en azúcares y bajas en proteínas también han sido relacionadas con el envejecimiento (3).

6. El índice de masa corporal.

Por todo lo anteriormente expuesto, parece razonable, que la obesidad se asocie a mayor envejecimiento de la piel si los buenos hábitos dietéticos se asocian a lo contrario. La obesidad produce resistencia a la insulina y niveles más elevados de glucosa en sangre. Estos niveles han demostrado correlacionarse con la percepción subjetiva de la edad.

Por otro lado, las dietas altamente restrictivas, la inadecuada ingesta de proteínas y un índice de masa corporal menor de 18,5 se asocia a envejecimiento de la piel (4).

7. El ejercicio.

El ejercicio moderado aumenta el oxígeno en la piel y reduce los índices de glucosa. Las mujeres que hacen ejercicio moderado parecen más jóvenes. Sin embargo, el ejercicio extenuante, como el de los atletas, aumenta el estrés oxidativo relacionado con el envejecimiento.

Un programa moderado de tres sesiones semanales de una hora en la que se combinen ejercicio aeróbico y entrenamiento de fuerza se ha demostrado eficaz para disminuir el estrés oxidativo en mujeres de más de 40 años (7).

8. El estrés emocional crónico.

Las situaciones emocionales estresantes producen alteraciones de la barrera cutánea en modelos animales. En las personas aumentan los niveles de cortisol y marcadores oxidativos relacionados con el envejecimiento de la piel y además, percibimos a las personas estresadas por problemas financieros (estresor común) como mayores (3,8).

9 La menopausia.

La disminución de los estrógenos en la menopausia produce una piel más seca, cambios en la textura, la densidad del pelo, sofocos, retraso en la cicatrización y atrofia de la dermis que se traduce en la aparición de más arrugas.

Estos síntomas revierten con la Terapia Hormonal Sustitutiva (THS) con estrógenos, sin embargo, la mayoría de los expertos no recomiendan su uso más allá de 5 años. El uso de estrógenos en forma de cremas es seguro.

Como alternativa existen las isoflavonas de los fitoestrógenos, presentes en las plantas. Se ha postulado que producen efectos similares a los estrógenos con menos efectos secundarios (9).

10 Las enfermedades crónicas.

La interacción entre el organismo y la piel hace que ésta refleje nuestro estado interno. La enfermedad crónica más relacionada con las arrugas y el envejecimiento es la diabetes, por su relación con los productos derivados de la glucosa en sangre.

Sin embargo, son muchos los procesos inflamatorios crónicos, innumerables, que repercuten en la piel y nuestro aspecto. Incluyen enfermedades renales, pulmonares, reumatológicas, hepáticas, etc (4).

Envejecimiento de la piel: conclusiones

El envejecimiento es un proceso multifactorial, derivado del paso del tiempo y los factores externos que recibimos o exposoma.

El principal responsable del envejecimientode la piel es la radiación ultravioleta del sol, y en menor medida otros factores sobre los que, al igual que en la exposición solar, podemos intervenir.

Los hábitos de vida saludables, son antiaging.

Referencias

1. Austin E, Huang A, Adar T. Electronic devices generated light increases reactive oxygen species in human fibroblasts. Laser Surg Med 2018; 689-695.

2. Vierkotter A, Schiowski T, Ranft U, et al. Airborne particle exposure and extrinsic skin aging. J Invest Dermatol 2010; 130: 2719-2726.

3. Ardor F. Beyong photoaging: additional factors involved in the process of skin aging. Clin Comset Investig Dermatol 2018; 11: 437-443.

4. Oyetakin-White P, Suggs A, Koo B, et al. Does poor spleep quality affect skin ageing?. Clin Exp Dermatol 2015; 40: 17-22.

5 Katta R, Kramer MJ. Skin and diet: an update on the role of dietary hange as a treatment strategy for skin disease. Skin Ther Lett 2018; 23: 1-5.

6. Mekic S, Jacobs LC, Hamer MA et al. A healthy diet in women is associated with less facial wrinkles in a large Dutch population-based cohort. J Am Acad Dermatol 2019; 80: 1358-1363.

7. Mota MP, Dos Santos ZA, Soares JFP. Intervention with a combined physical exercise training to reduce oxidative stress of women over 40 years of age. Exp Grontol 2019; 123: 1-23.

8. Romana-Souza B, Sasntos Lima-Cedar G, Monte-Alto-Costa A-Psychological stress-induced catecholamines accelerates cutaneous aging in mice. Mech Ageing Dev 2015; 152: 63—73.

9. Hall G, Phillips TJ. Estrogen and skin: the effects of estrogen, menopause and hormone replacement therapy on the skin. J Am Acad Dermatol 2005; 53: 555-568.

Te invitamos a compartir este artículo para que otras personas conozcan los principales factores del envejecimiento de la piel y los hábitos de vida que pueden seguir para retrasarlo.

Contacto / Citas

Privacidad

Madriderma | Dra. Fernández Guarino

Calle Bardegueral 11. 28023, Madrid (Aravaca)

Consulta privada presencial y a domicilio

}

Martes y jueves: 17:00 - 20:00

Pincha aquí para reservar cita desde Doctoralia

info@madriderma.com

673 537 795

Consulta online: vídeo, mensajería 24h, recetas e informes