¿Por qué sale el acné? mitos sobre sus causas y tratamientos

por | Ago 3, 2023 | Información general

Introducción

El acné es una de las enfermedades más frecuentes de la piel, con una tendencia al aumento en los últimos años por su aparición en la edad adulta. La afectación psicológica de los pacientes con acné es importante, ya que produce ansiedad, conductas de evitación y vergüenza. Esta afectación requeriría intervención psicológica en muchos de los pacientes si fuese correctamente valorada (https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/jocd.13765).

Además, el acné severo es capaz de producir un acné con cicatrices, situación que complica el tratamiento y puede producir secuelas permanentes en una zona tan expuesta como es la cara.

Muchos pacientes, afectados por su acné, acuden a la búsqueda de información y de soluciones en diferentes medios. Sin embargo, la realidad es que también encontrarán mucha desinformación y mitos, sin fundamento, que poco les van a ayudar. En este texto podrás encontrar información adecuada para el cuidado de tu piel si sufres acné.

Las causas de que tu piel adquiera tendencia acneica son múltiples y relacionadas. Bien conocidas son la obstrucción de la glándula sebácea, la hiperseborrea y la colonización bacteriana de la piel (https://madriderma.com/dermatologo-especialista-acne/). Otros factores son asociados al acné como la historia familiar, adolescencia, sobrepeso o sexo masculino (https://www.nature.com/articles/s41598-020-62715-3 ).

Mitos sobre el acne

Mitos sobre el acné y la piel

Mito 1: Broncearse mejora la piel.

Broncearse la piel con acné no mejora las lesiones, sino que produce un efecto de “camuflaje” de las mismas, quedan disimuladas por el oscurecimiento de la piel, que hace que se noten menos las lesiones enrojecidas e inflamadas. 

Si puede mejorar la piel con acné al inicio de la primavera y el verano, y es por un aumento de la luz visible.

Los dermatólogos utilizamos las terapias con luz para tratar la piel acneica, pueden ser luces LED, láser de baja potencia o láser (https://madriderma.com/terapia-luz-led-lllt/). Esto puede producir también una falsa sensación de mejora en los pacientes que es transitoria en esta época del año.

La exposición solar excesiva tiene un efecto perjudicial en la piel con acné y puede dejar manchas o marcas oscuras que luego precisan ser tratadas.

.

Tratamiento de acné
Relación médico-paciente. Escucha activa

    Mito 2: Cuanto más te laves la cara, menos acné tendrás.

    El lavado de la cara con acné debe realizarse una o dos veces al día, es muy importante no ser excesivo ya que se podría inducir un acné por el lavado, denominado clásicamente “acné detergicans”. 

    Elegir una rutina adecuada es clave, y el tipo de limpiador indicado en cada tipo de piel con acné (https://madriderma.com/limpiadores-para-acne/). Grosso modo, podemos seleccionar limpiadores hidratantes, neutros o secantes, exfoliantes y diferentes vehículos, que además se deben ajustar al tratamiento prescrito por el dermatólogo.

    Mito 3: Extraer un granito de acné hará que desaparezca.

    Extraer un grano de acné puede hacer que esa lesión puntual desaparezca, y si además no se hace con cuidado puede producir efectos nocivos, como inflamación e infección de la zona.

    Es una tendencia en los pacientes, comprensible, ya que buscan curar las lesiones. En ocasiones es compulsiva, produciendo arañazos, costras y erosiones en la cara en un intento exagerado por eliminar las lesiones, y que se denomina “acné excoriado”. El riesgo de extraer los granos de acné es dejar marcas y cicatrices en la piel manipulada.

    Explotar un grano no soluciona el problema del acné, ya que esa misma glándula se volverá a inflamar puesto que el problema no es puntual. 

    Si se pueden realizar limpiezas que serán beneficiosas para vaciar las glándulas sebáceas repletas de sebo en las formas de acné comedoniano o de puntos negros. El dermatólogo puede indicar la limpieza facial al paciente como complemento de su tratamiento.

      Mito 4: Si quieres una piel sin problemas, no uses maquillaje.

      Esta desinformación es muy frecuente en la consulta. Maquillar tu piel si tienes acné es posible siguiendo unas recomendaciones.

      Además los estudios demuestran que es un hábito que aumenta la calidad de vida de los pacientes (https://www.jle.com/en/revues/ejd/e-docs/make_up_improves_the_quality_of_life_of_acne_patients_without_aggravating_acne_eruptions_during_treatments_266141/article.phtml?cle_doc=00040f9d&fichier=images.htm ).

      El maquillaje seleccionado debe ser oil-free o no comedogénico o libre de aceites o grasas. Hay que recordar que, los maquillajes o los cosméticos no se testan en pieles con acné, ya que esto se reserva a los medicamentos. Lo máximo que puedes encontrar en el mercado es, un maquillaje que no produce acné (https://madriderma.com/maquillaje-en-el-acne/).

      Para evitar obstruir los poros y agravar el acné es necesario tener la precaución de retirar bien el maquillaje con limpiadores suaves y tónicos para dejar la piel limpia.

      Mito 5: Si continúas sufriendo de acné, te ayudará utilizar más medicamentos contra el acné hasta que desaparezca.

      No es cierto que cuantos más medicamentos utilices tu acné se va a solucionar antes.

      En crema los tratamientos pueden irritar mucho tu piel en el caso de los retinoides o los ácidos, generar resistencias bacterianas y falta de respuesta si son antibióticos tópicos o incluso ser mezclas “no compatibles” que lleven a su ineficacia o interacción.

      Es importante que sigas las indicaciones de tu dermatólogo experto en acné, y respetes las pautas y las dosis adecuadas. Las guías de tratamiento del acné son bastante claras cuando las maneja un especialista

      Relación médico-paciente. Escucha activa

      Factores y causas del acné

      ¿Por qué me sale acné?

      El acné es una enfermedad multicausal.

      Una de las primeras condiciones es el aumento de secreción de sebo de la glándula sebácea y su obstrucción, que producen secundariamente inflamación y colonización bacteriana, es decir, infección.

      El aumento de la función de la glándula está generado por un estímulo hormonal, más frecuente en la adolescencia, producido en general por una mayor sensibilidad de la glándula (https://academic.oup.com/bjd/article-abstract/181/4/677/6602526 )

      La genética influye en el acné, existe agregación familiar entre pacientes que sufren acné, con más frecuencia de padres afectos.

       

      El acné y la alimentación

      Todos hemos compartido creencias como que los alimentos grasos, comer chocolate o determinados alimentos como los embutidos o grasas, empeoran tu acné.

      La relación del acné con la dieta es a través de receptores insulínicos, y con lo que más se ha relacionado su empeoramiento es con los picos glucémicos, esto es subidas de azúcar bruscas de cualquier fuente, y también con la ingesta de lácteos.

      Las dietas antiinflamatorias, como la mediterránea, rica en verduras y frutas son beneficiosas (https://madriderma.com/dieta-y-acne-que-comer-para-mejorar-tu-acne/ )

        El estrés y el acné

        Muy transmitido por nuestros pacientes, conocen como en situaciones estresantes empeora su piel acneica.

        Se produce por la vía hormonal, por el aumento del cortisol, hormona del estrés y en estudios in vitro se ha encontrado que las catecolaminas y la adrenalina, con capaces de estimular las bacterias que colonizan la glándula y sebácea y aumentar la producción de sebo.(https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fmed.2019.00155/full )

        Reducir el estrés es difícil ya que forma parte de nuestra vida, si podemos trabajar en mejorar nuestra respuesta al estrés con métodos de sobra conocidos, como la terapia psicológica, relajación, ejercicio o meditación ( https://madriderma.com/beneficios-yoga-piel/    

         

        Elementos de la escucha activa

        Prevención y cuidado del acné

        ¿Puedo prevenir el acné?

        La mejor forma de prevenir el acné es acudir a tu dermatólogo especialista para que te aconseje.

        El tratamiento precoz en el caso de formas severas y cicatriciales es crítico para evitar secuelas.

        Existen cremas para el acné en el mercado con alfa y betahidroxiácidos, como el ácido salicílico, el ácido mandélico, el ácido glicólico o fítico por ejemplo, que tienen acción comedolítica, esto es de mejorar los comedones o puntos negros y exfoliante, que alisa la piel. Los retinoles, el ácido azelaico o el peróxido de hidrógeno además de producir las dos anteriores, añaden acción antiinflamatoria y depigmentante.

        La forma de combinar estos activos debe ser programada y cautelosa, ya que algunos no se pueden combinar entre ellos, otros no se pueden utilizar en el embarazo o bien no son recomendables en verano.

        Lo mejor para ajustar tu rutina de prevención del acné es que acudas a tu dermatólogo, que además te recomendará la más apropiada para tu forma de acné.

         

          Consejos para cuidar el acné después del verano

          Después de la exposición solar la piel con acné necesita ser tratada y reparada.

          Durante el verano, para compatibilizar con la exposición al exterior y los baños el tratamiento del acné requiere un ajuste previo, ya que por precaución debe ser menos intenso. 

          A la vuelta de verano los cuidados de la piel con acné se pueden centrar en hidratar la piel para recuperarla con productos que no empeoren el acné y retomar los tratamientos en la intensidad previa al verano, con ácidos, retinoles, mascarillas, exfoliantes y otros procedimientos como peeling o láser.

          También se pueden utilizar cremas  depigmentantes para recuperar las marcas de acné si se han oscurecido por el sol. Los tratamientos.

          Los tratamientos del acné requieren por prudencia ajustes en verano e inviernos por la exposición al sol. Tu dermatólogo especialista es la persona indicada para hacer estos cambios.

                                                                                                                                                                                                                         

          Acné hormonal: todo lo que tienes que saber

          Los pacientes acuden muchas veces a la consulta considerando, especialmente las mujeres, que su acné es hormonal. Sin embargo, nada más lejos de la realidad, la mayoría no lo son, o no es tan simple.

          El acné es una enfermedad de la piel en la que influyen los andrógenos, hormonas presentes en mujeres y hombres, y que justifica la mejoría con tratamientos dirigidos a las hormonas. Sin embargo, muy pocas pacientes tienen de forma subyacente una enfermedad endocrina que produce un aumento de andrógenos, como puede ser un síndrome de ovario poliquístico o una hiperplasia suprarrenal congénita. 

          La mayoría de las veces, las pacientes con acné hormonal sufren de una excesiva respuesta a las hormonas y las hormonas están en niveles normales.

          La relación del acné con las hormonas es muy compleja, no se puede resumir a un aumento de andrógenos, y nuevas relaciones y tratamientos por estas vías están siendo explorados. Conocemos la vía de la insulina, la vía de los factores de crecimiento, y también la posible vía de acción de químicos que pueden actuar como disruptores endocrinos ( https://www.mdpi.com/2073-4409/10/6/1439

           

          Elementos de la escucha activa

          Tratamientos y cuidados para pacientes con acné

          Principales tratamientos médicos para el acné

          El tratamiento para el acné debe ser prescrito por un dermatólogo.

          Los tratamientos cosméticos buscan buscan disminuir la inflamación y retirar la obstrucción de la glándula sebácea, son los retinoides en sus variantes,  los ácidos, queratolíticos, y los exfoliantes o mascarillas.

          Los retinoides y sus derivados como el retinol o el retinaldehido son un tratamiento clásico del acné, producen mejoría de la generación de la piel que consigue un aspecto más liso y aplanado de la misma. También con comedolíticos, esto es que liberan los comedones o puntos negros y tienen acción de controlar la grasa o la seborrea mediante cierta inhibición de la glándula sebácea.

          Los ácidos  en crema son otra parte del abordaje del acné. El ácido salicílico es posiblemente el más prescrito, por su acción comedolítica, exfoliante, calmante, antiinflamatoria y capaz de mejorar las cicatrices. Otros ácidos de acción parecida son el ácido glicólico, el ácido mandélico o el fítico, son extraídos de las frutas con buena tolerancia . Estos ácidos también los podemos encontrar en formato de  peeling o exfoliantes para usar en casa. 

          Tanto los ácidos como los retinoles en crema no son recomendables en verano o se deben ajustar los protocolos. Es importante reseñar que los retinoides y su familia de derivados en crema no son recomendables durante el embarazo.

          El ácido azelaico es otro activo interesante en el acné con muchas propiedades como queratolítico, antiinflamatorio y comedolítico. Añade además peculiaridades que lo hacen muy interesante, como acción despigmentante, ser seguro durante el verano y en el embarazo.

          La combinación del protocolo a seguir de cosméticos, limpiadores, tipo de acné y tratamiento médico requiere conocimiento de todos ellos. Algunos activos inactivan a los otros, o se suma el efecto irritante o no son eficaces en determinados tipos de acné o no son adecuados para determinado tipo de piel o con determinados tratamientos. Lo mejor es que consultes a tu dermatólogo especialista en acné.

          Tiene importancia resaltar cuando un acné debe ser valorado por un dermatólogo porque es necesario tratamiento con médico, me encuentro en ocasiones pacientes que han acudido a varios sitios buscando remedios sin solución.

          Debemos tener presente en la cabeza algunas situaciones en las que el paciente con acné tiene que acudir a un dermatólogo experto en acné y son:

          • Formas de acné severo, con nódulos en la piel, profundos y dolorosos.
          • Formas de acné que persisten, que no ceden y que no mejoran con las cremas para el acné.
          • Formas de acné cicatriciales, que no tienen que ver con la gravedad del acné, y es que existen formas que dejan cicatrices en la cara cuando resuelven las lesiones.
          • Formas de acné tardío que no ceden a los cosméticos, son más frecuentes en las mujeres y es mejor hacer una valoración por parte del dermatólogo.

          El dermatólogo valora en consulta de acné la opción de tratamiento más adecuada a cada paciente.

          Los pacientes con acné se benefician siempre, de la combinación del tratamiento médico con las cremas cosméticas, limpiadores, protecciones solares y rutinas adecuadas a su piel, su acné y su tratamiento. Recuerda siempre consultar a tu dermatólogo si tienes un acné severo.

             

            Gestos de empatía en la consulta dermatológica

              Mascarillas para el acné

              Las mascarillas son una solución agradable y adaptable para completar los tratamientos prescritos por el dermatólogo en el acné ( https://madriderma.com/cosmetica-japonesa/ ).

              Están disponibles en forma de ungüentos, cremas, films, hojas, discos o gasas humedecidas. Los primeros vehículos son más secantes y útiles en acné moderado, para secar y desinflamar las lesiones. Pueden contener sustancias naturales astringentes o secantes como la arcilla verde, aloe vera, hamamelis, centellela asiática, camomila o el té. También pueden formularse con sustancias clásicas como el ácido salicílico, el glicólico, láctico, mandélico y otros. Se suele recomendar su uso una o dos veces a la semana

              En los pacientes tratados por acné a veces la piel se seca mucho por el mismo tratamiento. Estas mascarillas en esta circunstancias también  pueden aportar un aumento de la hidratación y la reparación, en este caso se componen de sustancias calmantes o hidratantes, como el ácido hialurónico, bálsamo del Perú, colágeno, glicerol, ceramidas, rosa mosqueta, aceite de argán, caléndula y muchos otros. Estas mascarillas son muy suaves y si la piel lo necesita se pueden usar diariamente.

               

              Consulta dermatológica en el acné

              Un paciente con un problema con acné debe acudir a un dermatólogo, ya que el acné es una enfermedad, afecta a la calidad de vida y requiere manejo experto. Si tu acné persiste, no responde a cremas, está muy inflamado, es doloroso o notas que está dejando cicatrices lo mejor es visitar a un dermatólogo.

              En la consulta el dermatólogo evaluará el tipo de acné y si el paciente necesita más estudios o puede tener una enfermedad de base.

              Valorará la afectación del paciente y adecuará las opciones terapéuticas buscando resultados y mantenimiento a largo plazo.

              Las posibilidades de frenar un acné persistente o cicatricial serán consideradas importantes, ya que implica prevenir las cicatrices..

              El acné es una patología muy frecuente, existen dermatólogos expertos en acné, y desde mi punto de vista cualquier dermatólogo tiene formación para manejar todas las formas de acné.

               

              Entender la piel con acné: Tipos, síntomas, causas y tratamientos

              Existen diferentes tipos de acné, podemos resumirlos sencillamente en acné moderado, leve y severo.

              El acné severo es aquel que produce quistes y cicatrices, el acné moderado es el que produce lesiones con pus que llamamos pústulas, y el acné leve se forma por pápulas, lesiones elevadas, rojizas y comedones, o puntos negros. En realidad, los dermatólogos utilizamos otra clasificación más técnica (https://madriderma.com/dermatologo-especialista-acne/ 

              Las formas en las que predomina la retención, que son las formas leves, van a responder a cremas cosméticas especiales para el acné, a exfoliantes, y a tratamientos tópicos como retinoides, ácidos como salicílico o glicólico, peróxido de benzoilo o queratolíticos.  Las formas inflamatorias, severas, o cicatriciales deben ser valoradas en la consulta por un dermatólogo experto en acné. 

                 

                Gestos de empatía en la consulta dermatológica

                Mitos adicionales y consejos prácticos

                Desacreditando más mitos sobre el acné

                Uno de los mitos más clásicos del acné, su relación con el chocolate y los embutidos o los alimentos grasos, nada de esto ha sido demostrado, al menos del todo o como se transmite “en la calle”.

                El acné ha sido relacionado con los picos glucémicos, independientemente de cuál sea la fuente de la ingesta. Tampoco tiene relación con la ingesta de picantes, dulces, golosinas o comidas basura.

                No se ha encontrado tampoco relación con el tabaco y con el alcohol a pesar de ser sustancias capaces de fomentar la inflamación conocidas en otras patologías como la psoriasis o la dermatitis..

                Sí que se encontró relación con el peso, y los pacientes con sobrepeso tienen más posibilidades de tener acné, también aquellos que tienen antecedentes familiares de acné.

                Otro error frecuente que me encuentro en la consulta es el acudir a centros de estética o recurrir a cosméticos, peelings o procedimientos como solución del acné severo que finalmente no se soluciona. Estos procedimientos te pueden ayudar pero lo mejor es que los utilices de asesorado por tu dermatólogo, así seguramente serán más eficaces y dirigidos.

                También es un falso mito que el acné no tenga importancia en los adolescentes, ya que tiene un impacto psicológico muy importante.

                Considero importante desechar también la idea de que el acné se cura con la edad, puesto que existen formas persistentes que no se curan al pasar la adolescencia, y también formas de acné en adulto (https://madriderma.com/acne-mujer-adulta/)

                El láser, las fuentes de luz, los procedimientos como la radiofrecuencia, las terapias fotónicas – etc. Estas terapias físicas no son un tratamiento del acné, son tratamientos complementarios, es decir, no curan el acné, sino que mejoran los resultados y la piel.

                Consejos prácticos para personas con acné

                Los cuidados de la piel con acné deben incluir limpiadores, y cremas cosméticas adecuadas.

                Las cremas para el acné deben cubrir el balance entre la sequedad y la hidratación con diferentes principios activos que mejoran el acné sin secar la piel. Podemos comprar en la farmacia numerosas cremas dedicadas a pacientes con acné, especialmente útiles en las formas más leves, con diferentes principios activos, como el ácido salicílico, ácido láctico, ácido azelaico, antiinflamatorios, antibacterianos, hidratantes. https://madriderma.com/cremas-de-farmacia-para-el-acne/. Encontraremos también cremas matificantes, capaces de controlar la seborrea sin resecar la piel

                En los limpiadores para el acné ocurre algo parecido, los vehículos y los activos, deben ser adaptados a los pacientes, y seleccionarlos prioritariamente neutros (https://madriderma.com/limpiadores-para-acne/). Los limpiadores muy astringentes o muy secantes pueden irritar la piel y a la larga no ser beneficiosos en pacientes con acné. 

                Se puede añadir exfoliación, peelings o mascarillas una o dos veces en semana para mejorar los resultados.

                En los pacientes con acné es beneficiosa la protección solar ya que evita la pigmentación u oscurecimiento de las lesiones con el sol. Se puede realizar en forma de cremas diarias con hidratación u otros beneficios buscados que incluyan un factor SPF 30 o superior.

                Factores de riesgo y prevención

                El acné es una enfermedad en cuya aparición influyen factores no controlables por el individuo afectado, como la genética o el estado de la glándula sebácea.

                Las intervenciones que podemos realizar para mejorar el acné o minimizar su impacto incluyen el diagnóstico y tratamiento precoz, así como la adecuación de los cuidados de la piel afectada. Está prevención no siempre lleva al control del acné, que necesita de tratamiento médico en otras ocasiones.

                 

                Conclusiones sobre el acné

                • El acné es una enfermedad de la piel muy frecuente, multicausal que afecta a la calidad de vida.
                • Puede ser leve, moderado o severo y de manejo muy variado.
                • La respuesta del acné a los tratamientos necesita tiempo y constancia.
                • Utilizar más opciones terapéuticas no mejora los resultados, ni tampoco más cosméticos, es mejor una estrategia dirigida y focalizada en las causas.
                • Los pacientes con acné se benefician en cualquier grado de rutina de limpiadores y cremas acopladas dirigidas por su dermatólogo.
                • Extraer los granos de acné está indicado en las formas retencionales o de puntos negros en combinación con otras medidas.
                • Los tratamientos de acné se ajustan en verano, disminuyendo su intensidad por la exposición solar.
                • No existe relación entre el acné y un alimento en concreto y si con los picos glucémicos y posiblemente con los lácteos.
                • Maquillar las lesiones beneficia a los pacientes si se hace correctamente.
                • La mejor forma de prevenir el acné es acudir a tu médico o dermatólogo.
                • Existe mucha información sobre el acné, acude a fuentes confiables, interpreta con visión crítica y acude a tu dermatólogo especialista en acné. 

                Puedes reservar una cita en madriderma.com presencial u online, el acné es una dermatosis que se puede manejar correctamente.

                 

                Linea onda verde

                Referencias:

                  1. StamuO’Brien, C., Jafferany, M., Carniciu, S., & Abdelmaksoud, A. (2021). Psychodermatology of acne: psychological aspects and effects of acne vulgaris. Journal of cosmetic dermatology20(4), 1080-1083.
                  2. Heng, A. H. S., & Chew, F. T. (2020). Systematic review of the epidemiology of acne vulgaris. Scientific reports10(1), 5754
                  3. Diogo, M. L. G., Campos, T. M., Fonseca, E. S. R., Pavani, C., Horliana, A. C. R. T., Fernandes, K. P. S., … & Motta, L. J. (2021). Effect of blue light on acne vulgaris: a systematic review. Sensors21(20), 6943.
                  4. Cong, T. X., Hao, D., Wen, X., Li, X. H., He, G., & Jiang, X. (2019). From pathogenesis of acne vulgaris to anti-acne agents. Archives of dermatological research311, 337-349.
                  5. Clayton, R. W., Göbel, K., Niessen, C. M., Paus, R., Van Steensel, M. A., & Lim, X. (2019). Homeostasis of the sebaceous gland and mechanisms of acne pathogenesis. British Journal of Dermatology181(4), 677-690.
                  6. Akpinar Kara, Y., & Ozdemir, D. (2020). Evaluation of food consumption in patients with acne vulgaris and its relationship with acne severity. Journal of cosmetic dermatology19(8), 2109-2113.
                  7. Chilicka, K., Rusztowicz, M., Szyguła, R., & Nowicka, D. (2022). Methods for the improvement of acne scars used in dermatology and cosmetology: a review. Journal of Clinical Medicine11(10), 2744.
                  8. Elbuluk, N., Grimes, P., Chien, A., Hamzavi, I., Alexis, A., Taylor, S., … & Kang, S. (2021). The pathogenesis and management of acne-induced post-inflammatory hyperpigmentation. American journal of clinical dermatology22(6), 829-836.
                  9. Rao, A., Douglas, S. C., & Hall, J. M. (2021). Endocrine disrupting chemicals, hormone receptors, and acne vulgaris: a connecting hypothesis. Cells10(6), 1439.
                  Linea onda verde
                  Agenda tu cita presencial
                  error: Content is protected !!
                  Abrir chat
                  1
                  Escanea el código
                  Hola 👋
                  ¿En qué podemos ayudarte?